domingo, 7 de mayo de 2017

QUICHÉ CARBONARA

Es mes está siendo en casa el mes de las quichés, esta ultima semana hemos andado bastante liados y las quichés son una opción es perfecta para tener siempre algo de comida preparada de la que poder tirar en caso necesario.

En esta ocasión hemos optado por la clásica quiché carbonara que aparte de no requerir apenas elaboración, es una mezcla que gusta a todo el mundo y permite comerla tanto fría como templada por lo que te saca de cualquier apuro.

INGREDIENTES
un redondo de masa brisa o masa quebrada fresca
150/200 gr de bacon
media cebolla grande
150/200 gramos de portobellos
100 mililitros de nata para cocinar
3 huevos
100 gramos de queso para fundir
50 gramos de queso parmesano rallado
media cucharadita de nuez moscada

ELABORACIÓN

Ponemos a pre calentar el horno a 200/250 y, mientras, procedemos a colocar la masa brisa en el molde que utilizaremos para el horno (yo he utilizado uno de silicona que para mi gusto va bastante mejor a la hora de desmoldar y además evita tener que engrasar el molde con mantequilla).

Estiraremos bien la masa por todo el molde y pincharemos con ayuda del tenedor la masa para que al meterla al horno se nos hinche demasiado. Con tenerla unos 10/15 minutos para que coja algo de color y dureza será más que suficiente, la sacaremos y dejaremos enfriar mientras preparamos la mezcla.

Limpiaremos los portobellos, los trocearemos y los salteamos en la sartén con unas gotas de aceite y una pizca de sal.

Una vez tenemos la masa de la quiché dorada y los portobellos listos procederemos a rellenar el fondo de la quiché (no hace falta que sean trozos minúsculos basta con que tengan una medida de 3 o 4 cm) y dejemos 2 o tres mitades para decorar la quiché.

Picaremos la cebolla y la saltearemos unos minutos también, hasta que se ponga transparente. Cuando loas tengamos lista la añadiremos a nuestro relleno de la quiché. Una vez hayamos echado toda la mezcla en el molde, con ayuda de una espátula iremos presionado para que la superficie quede uniforme y lisa. Por ultimo colocaremos los filetes de bacon sin cocinar y cubriremos el relleno.

En un bol batiremos los huevos y añadiremos la nata, tenemos que batir hasta que se hayan integrado perfectamente los dos ingredientes, después verteremos encima de la quiché.

Ya solo nos faltará echar el queso, primero el queso para gratinar y después el queso parmesano. Colocaremos encima los portobellos que hayamos reservado para adornar.

Volveremos a meter el molde en el horno y dejaremos hacer unos 30/40 minutos a unos 170/180 grados, es importante ir vigilando la quiché de vez en cuando, en cuanto veamos que esta cuajada será el momento de sacarla.

Buena semana,
C

No hay comentarios:

Publicar un comentario