martes, 31 de enero de 2017

MERLUZA A LA VASCA

Nada mejor que cogerse vacaciones para acabar poniéndote mala con la gripe (léase mi ironía, s'il vous plaît). Entre pañuelos y paños de agua helada me he pasado los últimos 4 días!!! Menos mal que, hoy, ya estoy a tope y vengo con una nueva receta bajo el brazo.

Normalmente en casa solemos comer casi siempre el pescado a la plancha, sobretodo por comodidad y rapidez en la cocina, sin embargo de vez en cuando nos gusta prepararlo guisado, en salsas se conserva mucho mejor una vez preparado y cambiamos un poco nuestras rutinas.

La verdad es que un plato riquísimo, que cunde un montón y además es muy fácil de preparar.

INGREDIENTES
(4 personas)
4 rodajas de merluza 
10 langostinos
10 almejas
4 espárragos
2 huevos duros
4 cucharadas de harina
1 litro de caldo de pescado
aceite de oliva
5 dientes de ajo
1 guindilla
1 par de ramas de perejil fresco (picado)
sal
1 par de muescas de pimienta negra
1/2 litro de vino blanco (seco)
mucha paciencia y unas cuantas risas

ELABORACIÓN

Comenzamos echando una chorrada generosa de aceite en una sartén, a fuego medio, cuando veamos que está caliente añadimos los ajos pelados (fileteados) y los dejamos dorar durante un par de minutos. Será el momento de añadir la harina de poco en poco, la dejaremos dorar y procedemos a echar igualmente de poco en poco el caldo de pescado y el vino blanco, salpimentamos al gusto y dejamos que cueza durante unos (15/20 minutos en función de la potencia del fuego) la idea es que la salsa empiece a espesar, para ello hay que remover constantemente y tener mucha paciencia hasta que espesa del todo, una vez la tenemos lista reservamos y seguimos preparando nuestro plato.

Yo he utilizado una cazoleta de barro porque quedaba más vistoso, pero cualquier fuente de horno nos podría servir perfectamente. Encendemos el horno a 250 grados y dejamos pre calentando, mientras, colocamos en la fuente las rodajas de merluza (una por cabeza) echamos por encima la salsa que habíamos reservado y colocamos encima el resto de ingredientes, los langostinos, las almejas, los espárragos y los huevos cocidos partidos por la mitad.


Ya sólo nos queda bajar el calor del horno a 200 grados, y meter la fuente con los ingredientes en la bandeja más baja para que no se nos queme, dejamos hacer durante unos 20 o 25 minutos y la tendremos lista para comer.

Buena semana,
C

lunes, 23 de enero de 2017

ALCACHOFAS GRATINADAS

Si hay algo de lo que nos declaramos fans absolutos en casa es de las alcachofas, son sin duda una de nuestras verduras favoritas y solemos cocinarla todas las semanas, no nos cansamos de comerlas de todas las maneras y formas posibles!

En este caso os proponemos un fantástico plato que aparte de sano y sabroso es muy fácil de preparar y da muchísimo juego como primer plato.

INGREDIENTES
(2 personas)
25 gr. Mantequilla
7 alcachofas grandes
250 cc. leche
3 cucharadas de harina
1 pizca de curry
150 gr. queso emmental
queso rallado
sal
pimienta de colores
nueces picadas (4)
2 portobellos grandes

ELABORACIÓN

Comenzamos limpiando muy bien las alcachofas, para ello quitaremos las hojas externas más duras (sin pasarse que luego si no al cocerlas se nos desharán). Cortamos los tallos y el extremo superior. Una vez las tenemos limpias, las lavaremos bajo el grifo y las pondremos a cocer en una olla durante unos 15 o 20 minutos con una pizca de sal, lo ideal es ir controlando el grado de cocción, de manera que nos queden bastante tiernas pero sin que lleguen a deshacerse.

Mientras tanto prepararemos una bechamel con la mantequilla, la harina y la leche. A esta bechamel nosotros le hemos añadido a nuestro gusto unas muescas de nuez moscada, pimienta de colores, sal y curry al gusto. Además también le hemos incorporado unas nueces (naturales) picadas y unos trozos de portobello.

Una vez tenemos las bechamel preparada y las alcachofas escurridas y frías para poder trabajarlas comenzaremos a rellenarlas con cuidado. Las meteremos en una bandeja al horno, que habremos pre calentado previamente a unos 250 grados, y dejaremos hacer unos 10  minutos a unos 180/200 de temperatura.

Para finalizar solo nos queda echarles por encima un poco de queso para gratinar, dejar hacer otros 5 o 10 minutos (hasta que veamos que el queso esta dorado) y a comer!!!

Buena semana,
C

lunes, 16 de enero de 2017

PATATAS RELLENAS

Buenos y gélidos días,

En Zaragoza se ha instalado el cierzo y parece que ha venido para quedarse. El domingo como no nos apetecía salir de casa (por miedo a perder alguna de nuestras extremidades…) decidimos que en vez de salir de vermut nos íbamos a dar un homenaje con unas estupendas patatas rellenas que hace un montón que no comíamos.

Nosotros las hemos preparado de beicon y queso y de chorizo y queso azul. Están simplemente riquísimas ya sea como plato único o como en nuestro caso, como acompañamiento para un vermut casero con unas copitas de vino o de champan.

INGREDIENTES
(3 personas)
3 patatas grandes
2 yemas de huevo
75 gramos de mantequilla
75 gramos de beicon en taquitos
50 gramos de chorizo, picante
75 gramos de queso emmental en dados
30 gramos de queso roquefort
Sal
Pimienta de colores
Queso para gratinar (al gusto)

ELABORACIÓN

Comenzaremos lavando bien las patatas bajo el grifo y pondremos a asar en el microondas. Lo normal es tenerlas unos 10 minutos por cada lado, pero todo dependerá del grosor de la patata y de la potencia del microondas, por lo que es recomendable ir tocándolas con el tenedor de vez en cuando hasta que veamos que las tenemos blanditas.

Cuando las tengamos ya asadas, las retiramos del microondas y las dejamos enfriar un poco, es el momento de vaciarlas. Aquí va en gustos, nosotros hemos probado de dos maneras, bien vaciándolas tipo barca (basta con cortar una capa superficial y vaciar con ayuda de una cucharilla de café, o por mitades. Para nosotros es mucho más práctico vaciarlas por mitades puesto que cuando hay que rellenarlas da mucho más juego y en teoría parece que cabe más relleno.

Con independencia de nuestra elección, procederemos a vaciar las patatas con ayuda de una cucharilla de postre (con mucho cuidado de dejar una fina tira de patata con la piel). La pulpa que vamos sacando la guardaremos en un bol donde luego procederemos a mezclarla con otros ingredientes.

Cuando tengamos toda la pulpa en un bol procederemos a aplastarla con ayuda de un tenedor hasta que nos quede una pasta, añadiremos las yemas de huevo e inmediatamente la mantequilla fundida, mezclaremos todo bien, añadiremos el queso emmental y salpimentamos al gusto. Dejaremos reposar nuestra mezcla mientras sofreímos primero el beicon y después el chorizo.

Como vamos a hacer dos tipos de rellenos, pasaremos la mitad del puré que teníamos reservado a otro bol, de manera que una parte de puré la mezclaremos con el chorizo y otra con el beicon. En el bol del chorizo añadiremos el queso roquefort en taquitos.

Es el momento de rellenar las patatas, con mucho cuidado para no romperlas y con ayuda nuevamente de una cucharilla de postre, rellenamos a nuestro gusto.

Ya solo nos queda ponerlas en una bandeja de horno y echar (al gusto) el queso rallado. Colocaremos un dado de mantequilla encima de cada una de ellas y meteremos a gratinar al horno unos 10 minutos.

Buena semana,
C

miércoles, 11 de enero de 2017

ENSALADA "DELICIOSA"

Con la llegada de enero y la vuelta al gimnasio en casa tenemos que ingeniárnoslas para incluir más recetas de pasta en nuestra dieta y que no sean las típicas de macarrones con tomate o con atún.

Nosotros las vamos variando, a veces pasta con alguna salsa concreta y otras en frio tipo ensalada, ideal para comer en un tupper rápidamente en cualquier parte, o tranquilamente en casa, a nuestra elección.

Esta ensalada en concreto nos encanta, solemos prepararla mucho sobre todo en verano ya que es perfecta para llevarla a cualquier parte y se puede comer perfectamente a temperatura ambiente.

Como veréis, la receta que hoy os proponemos es como casi todas las que solemos colgar, muy fáciles y rápidas de preparar. Como plato único es un plato bastante equilibrado y como ensalada de centro combina muy bien con cualquier plato.

INGREDIENTES

4 hojas de lechuga de roble
2 puñados de pasta de colores
1 lata de atún
2 filetes de Salmón marinado (o ahumado)
4 tomates cherry
1 huevo cocido (opcional)
5 hojas de rúcula
4 nueces (picadas)
pimienta negra
sal
aceite

ELABORACIÓN

Comenzamos poniendo a cocer la pasta, salamos ligeramente, y mientras vamos preparando el resto de ingredientes. En un plato colocamos la lechuga de roble cubriendo el fondo del plato, después picamos las nueces, cortamos el salmón y los cherris y los reservamos.

Una vez que tengamos la pasta cocida la ahogaremos en agua fría, y la dejaremos escurriendo hasta que tire el agua, normalmente unos 10/15 min.

Una vez tenemos la pasta escurrida y suelta la pasamos a un bol y mezclamos con el atún y el salmón y removemos para que se mezcle bien, salpimentamos al gusto y añadimos unas gotas de aceite [A mí me gusta utilizar el atún en aceite de oliva porque así no tengo que añadir más aceite, al mezclar la pasta con el atún queda en su punto justo]

Es el momento de pasar la pasta al plato, la colocamos en el centro y decoramos con los cherris, las nueces, la rúcula y el huevo cocido.

Buena semana,
C

lunes, 9 de enero de 2017

ARROZ NEGRO

Hoy os traemos una receta muy fácil para poder preparar arroz negro. En casa somos muy arroceros y solemos aprovechar los viernes/sábados para preparar arroces y paellas ya que solemos tener más tiempo, pero como este viernes comimos con la familia y el sábado nos lo habíamos pasado en las rebajas y habíamos comido además fuera de casa, decidimos que del domingo no pasaba.

Como veréis es una receta muy sencilla de preparar, que no requiere demasiado tiempo y el resultado es simplemente riquísimo.

INGREDIENTES
( 3 personas)
8 puñados de arroz de grano medio (o de arroz de uso común, pero no arroz largo ni aromático)
1 litro de caldo de pescado 
1 sepia mediana (también valen calamares)
4 bolsas de tinta de sepia 
1 cebolla grande 
2 dientes de ajo
1 tomate maduro
hebras de azafrán (al gusto, normalmente unas 5 o 6)
aceite de oliva 
sal
ELABORACIÓN

Comenzamos preparando la sepia/calamar, la trocearemos en dados de unos dos o 3 centímetros de grosor y procederemos a quitarle el agua en una sartén a fuego medio. Una vez la tengamos sin agua, en una sartén limpia añadimos una chorrada de aceite y en cuanto caliente, los trozos de sepia/calamar, ojo, que saltan. Salaremos una pizca y dejaremos hacer hasta que estén dorados que será el momento de retirarlos del fuego y los reservarlos para añadirlos luego a nuestra paella.

Es el momento de preparar el sofrito, en la paellera echa una chorrada generosa de aceite de oliva y cuando empiece a calentar añade la cebolla picada muy fina y los ajos fileteados, deja sofreír unos minutos a fuego medio/bajo hasta que veas que la cebolla empieza a pocharse, es el momento de añadir el tomate troceado y dejar hacer hasta que la mezcla coja un poco de color y veas que el tomate esta frito también.

Una vez tengas el sofrito es el momento de añadir la tinta de sepia, remover todo bien y añadir el arroz para que vaya aromatizando un poco. Dejaremos que se impregne unos minutos y añadiremos el caldo de pescado (muy caliente) y las hebras de azafrán.

Aprovecharemos para ir probando como va nuestra paella de sal y rectificar si es necesario, dejaremos hacer a fuego alto unos cinco minutos, añadiremos los trozos de sepia que teníamos reservados y bajaremos a fuego medio hasta que se termine de hacer, es muy importante no remover el arroz.

Este arroz debe comerse seco, una vez veamos que el agua ya está casi absorbida por completo, apagaremos el fuego, taparemos con una tapadera o un paño de cocina y dejaremos reposar el arroz unos 5 minutos.
Simplemente queda servirlo acompañado de unas rodajas de limón y/o alioli.

TIPS
  • Para que el arroz nos quede en su punto es importante ajustar bien las cantidades de arroz/agua, nosotros tanto hemos usado una paellera de las de 2/3 raciones y para estas proporciones hemos dejado solo medio dedo de la paellera sin cubrir( aproximadamente 2,5 partes de caldo por cada puñado de arroz), el arroz ha salido en su punto y no nos ha hecho falta tener que rectificar de caldo, en cualquier caso ten siempre en cuenta que es mejor tener que añadir agua posteriormente que no ahogar el arroz. Si tienes dudas, mantén el caldo de pescado en una olla (para que se mantenga caliente) y ve añadiendo según veas.
  • Algunos cocineros terminan los arroces en el horno para que la cocción del arroz sea perfecta. Nosotros aún no lo hemos probado, aunque nos queda pendiente para la próxima vez!
Buena semana,
C

miércoles, 4 de enero de 2017

SALMÓN MARINADO

Feliz navidad, feliz año y todas esas cosicas que se dicen por estas fechas!!!! ¿Qué tal habéis comenzado el año? Espero que con tan buen pie como nosotros.

En casa hemos disfrutado como niños de estos días y los hemos pasado repartidos entre Zaragoza y Teruel, eso sí, recién aterrizados en Zaragoza, ahora mismo no pensamos en otra cosa que en descansar una temporadita en casa sin hacer maletas.

Como se acerca reyes y en casa nos encanta el salmón (en otra vida fuimos osos pardos) nos hemos puesto manos a la obra y hemos preparado un estupendo salmón marinado, que aparte de estar riquísimo lleva muchísimas menos calorías que el ahumado, tiene un sabor increíble y es sencillísimo de preparar.

INGREDIENTES

1 kilo de lomos de salmón fresco
750 gramos de azúcar
750 gramos de sal
eneldo
estragón
romero
mezcla de pimientas de colores

ELABORACIÓN

En casa todo pescado que vaya a prepararse pasa primero un par de días por el congelador. Una vez lo tengamos descongelado, prepararemos la mezcla para hacer la salazón, mezclamos la sal, el azúcar, y las especias. La sal y el azúcar sí que deben ser medidas exactas mientras que las especias se pueden dejar más al gusto de cada uno, por lo que lo ideal es ir probando hasta dar con la medida exacta que a vosotros os guste.

Nosotros, por ejemplo, añadimos bastante eneldo y romero que es lo que más sabor le da, un par de muescas de pimienta y un poquito de estragón, tampoco nos gusta que las hierbas se coman el sabor del salmón. 

Una vez tenemos nuestra mezcla lista, lavamos la pieza de salmón y preparamos un recipiente (preferiblemente un tupper) donde preveamos que podemos tener encajado a presión el salmón con la salazón. Comenzamos echando un poco de salazón en el fondo del tupper, colocamos el lomo encima y cubrimos con el resto de la mezcla de forma que el salmón quede completamente cubierto y cerramos con la tapa.

Deberá permanecer en la nevera macerando al menos 36 horas, dependerá también del grosor de la pieza en cuestión. Normalmente si se deja más de 36 horas se queda demasiado seco, pero una vez más esto va en gustos.

En el tiempo que lo tengamos macerando, deberemos comprobar de vez en cuando ya que veremos que arroja algo de líquido, hay quien prefiere quitarlo y voltear el salmón y hay quién lo deja y no lo voltea, a mí personalmente me gusta retirar el líquido y voltear la pieza de salmón.

Una vez que han pasado al menos 36 horas, sacamos el lomo y lo lavamos con agua fría bajo el grifo, lo secamos con una servilleta de papel y lo guardamos en la nevera envuelto en papel film, nos aguantará en la nevera sin problemas una semana o semana y media.

Para terminar, solo necesitáis un buen cuchillo de pescado para filetear bien el salmón, si no nos quedará despellejado, este tipo de salmón lo podremos usar en multitud de platos, ensaladas, como acompañamiento de pasta, canapés, incluso a modo de picoteo sobre unas tostadas de queso.

Buena semana,
C