miércoles, 27 de julio de 2016

COCINAR CON VAPORERA

Cocinar al vapor esta de rabiosa actualidad, con la llegada del concepto de la healthy life cada vez se intenta abrazar más el modelo de vida saludable que nos venden en las revistas y anuncios televisivos lo que nos está llevando a realizar pequeños cambios en nuestros hábitos de vida y alejarnos de todo lo que suene a fritos y comida rápida.

Hay muchos estudios que demuestran que procesar al vapor los alimentos es la forma más saludable de cocinar para nuestro organismo gracias a que este método ayuda a conservar casi todos los nutrientes presentes en los alimentos y que cocinando los alimentos de otra manera se eliminan.


Aunque parece que esto es cosa de hace cuatro días, el uso del vapor para cocinar es tan antiguo como el propio mundo, la cultura asiática ha sido su principal patrocinadora a lo largo de muchísimos años llegando a convertirlo en un auténtico arte culinario, lo que sirvió de base siglos después cuando se creó en Francia la vaporera, que usa básicamente la misma técnica que la utilizada siglos atrás en Asia, consistiendo únicamente en colocar los alimentos sobre el agua, en una parrilla, para que el vapor los cocine.

En casa ya habíamos coqueteado alguna vez con esta técnica pero no ha sido hasta hace poco que hemos descubierto las maravillas de cocinar los alimentos al vapor y podemos decir que nos declaramos completamente “in love” de este tipo de cocina. 

Actualmente existen muchos tipos de vaporeras en el mercado, nosotros tenemos de varios tipos, de bambú, por pisos y de paraguas, las vamos utilizando según el tipo de alimento que vamos a cocinar, pero casi con toda rotundidad nos quedamos con las de pisos que vienen ya en bloque, son muy cómodas para cocinar varios alimentos al mismo tiempo y mucho más fáciles de limpiar.

Beneficios

Los alimentos que se cocinan al vapor lo hacen sobre una fuente de calor uniforme que suele estar por debajo de los 110 grados centígrados que, según la mayoría de estudios, es la temperatura a partir de la cual los nutrientes comienzan a degradarse, cualquier otro tipo de procesamiento dobla o triplica ese nivel de temperatura.

Por otra parte, los sabores y texturas de los alimentos lejos de perderse se intensifican, las verduras resultan crujientes al paladar y los pescados quedan muy tiernos sin llegar a deshacerse.

Esta forma de cocinar cuenta con muchísimos beneficios, entre otros ayuda a mantener a raya el colesterol, facilita las digestiones, ayuda a controlar el peso ya que nos permite cocinar sin aceite y sin grasas y además ayuda a mejorar el aspecto de nuestra piel ya que facilita que muchas de las vitaminas que están presentes en los alimentos permanezcan.

Además, si te ha sobrado comida basta con que simplemente la congeles, el sabor y sus nutrientes se mantendrán en perfecto estado durante varios meses.

Tips Verduras

Para cocinar al vapor deberemos lavar previamente las verduras y cortarlas en pequeños trozos para que se hagan todas de forma uniforme, basta con sazonarlas con una pizca de sal.

Tips Carnes y pescados 

A pesar de que las verduras son los productos más asociados a la cocción al vapor, los pescados son uno de los alimentos más agradecidos ya que se cocinan rápidamente (su tiempo de cocción varía según el grosor de la pieza) pero para que os hagáis una idea los trozos pequeños están listos en unos 8/15 min y los grandes entre 15 a 25 min.

Las carnes quedan muy tiernas, además si antes de cocinarlas se sazonan con una mezcla de especias (romero, estragón, hierbas provenzales etc…) quedan estupendas servidas con unas gotas de aceite.

Tips Otros alimentos

Nosotros por ahora no hemos preparado ni legumbres ni arroz, pero dicen que es recomendable humedecerlos previamente y que se pueden saborizar también añadiendo especias y ajos enteros, bien con los propios alimentos, bien en el agua de cocción.

Buena semana,
C

lunes, 25 de julio de 2016

CUSCÚS VEGETAL

Comenzamos la mañana con mucha penita, tras pasar una semana de vacaciones a caballo entre Zaragoza y el pueblo, toca ponerse las pilas de nuevo y volver a la rutina.

Como estos días han sido bastante calurosos hemos aprovechado para hacer comidas muy fresquitas. La receta que os traemos hoy es un riquísimo cuscús vegetal que se puede comer tanto frio como caliente.

Para los que nunca hayan hecho cuscús decir que es un plato la mar de sencillo y agradecido. Sus orígenes se remontan al siglo XIII donde en algunos textos anónimos ya aparecen las primeras recetas para prepararlo y, con pequeñas variaciones, ha llegado hasta nuestros días siendo en la actualidad la base de la alimentación de muchos pueblos del norte de África

El Cuscús es un plato típico bereber y se suele preparar los viernes (día sagrado en la cultura musulmana) está elaborado a partir de sémola de trigo duro y a veces de cebada o de trigo verde. 

Hoy en día se encuentra tan extendido que es muy habitual encontrarlo en cualquier supermercado, nosotros como llevamos tiempo comiendo casi todo integral (pasta, arroz etc…) hemos utilizado cuscús integral que compramos en una tienda ecológica de nuestra ciudad, la Natural, y la verdad es que el resultado no nos puede gustar más.

INGREDIENTES
4 tomates grandes
un vaso lleno de cuscús
medio pimiento rojo
medio pimiento verde
media cebolla
2 dientes de ajo
aceite de oliva
1 vaso y medio de caldo de verduras
pimentón dulce 
sal
curri
comino
ELABORACIÓN

Comenzaremos lavando los tomates con abundante agua y procederemos a vaciarlos con ayuda de un cuchillo y una cucharilla de café, el contenido de los tomates lo reservaremos en una fuente a parte ya que nos hará falta para preparar el sofrito del cuscús. Una vez tengamos los tomates vacíos los pondremos boca abajo para que escurran bien el agua.

Picaremos lo más fino que podamos el pimiento verde, el rojo, la cebolla y los ajos y sofreiremos en una sartén alta, a fuego medio, con un poco de aceite. Una vez veamos que las verduras están pochadas añadiremos unas cucharas de la pulpa de tomate que hemos reservado y sofreiremos nuevamente. Iremos salando y añadiremos curry, pimentón dulce y comino al gusto.

Una vez tengamos el sofrito preparado añadiremos un vaso de caldo de verduras, subiremos un poco el fuego hasta que empiece a hervir y entonces añadiremos el cuscús. Removeremos bien todo el contenido para que se mezcle, bajaremos a fuego bajo y taparemos con una tapadera para que el cuscús se hinche. Normalmente en unos 10, 15 minutos está todo perfectamente hinchado, lo ideal es ir comprobando. 

Probaremos y rectificaremos de curry/comino/sal si es necesario, pues va en gustos, y lo dejaremos que enfríe un rato para que sea más fácil trabajarlo. 

Ya solo nos quedará rellenar los tomates, nosotros a la mezcla le hemos añadido además de todo lo anterior unas hojas picadas de albahaca de nuestro huerto, lo que le ha dado un toque diferente. Para terminar el plato hemos añadido por encima un poco de mayonesa con un ligero toque de ajo y unos pelines de pimentón dulce.

Como veis es un plato que no entraña dificultad alguna y como el cuscús no tiene que cocer también es bastante rápido de preparar.

Buena semana,
C

viernes, 8 de julio de 2016

ARROZ CON SOJA, SETAS Y GAMBAS

En casa los viernes son viernes de arroz. Con la llegada del verano y las jornadas intensivas solemos tener tiempo para preparar comidas un poco más elaboradas en casa que la típica verdura cocida, y los viernes aprovechando que tanto Peter como yo salimos pronto de trabajar llevamos ya una temporada en la que aprovechamos para preparar arroz, paellas, risottos etc.

El plato que os proponemos hoy se prepara muy rápido y es bastante sabroso ya que la salsa de soja le da un sabor muy peculiar que a nosotros nos encanta.

INGREDIENTES

una cebolla pequeña
arroz integral
un ajo
una bandeja de setas shiitakis
salsa de soja china
un puñado de gambas peladas
media sepia
aceite
sal
ELABORACIÓN

Comenzamos picando la cebolla y el ajo. En una paellera, a fuego medio, ponemos dos cucharadas de aceite y añadimos el ajo y la cebolla, dejamos pochar unos minutos y añadimos las setas, las gambas y la sepia troceadas.

Dejaremos hacer el sofrito hasta que la cebolla y las setas estén bien pochadas y las gambas se hayan vuelto ya de color blanquecino, una vez lo tengamos preparado lo apartaremos y nos centraremos en el arroz.

Nosotros normalmente preparamos este plato con una mezcla de arroces (rojo, basmati integral y salvaje) ecológicos que venden en la natural y que nos encanta pero esta vez como no teníamos lo hemos preparado con arroz integral y, a pesar de no ser lo mismo, ha quedado un plato estupendo.

Comenzaremos poniendo a fuego medio alto una olla con agua y sal al gusto, mientras lavaremos varias veces el arroz con agua fría hasta que el agua nos salga clara. La cantidad de arroz dependerá del tamaño de la paellera, nosotros para una paellera para dos añadimos unos 6 puñados pequeños de arroz y la medida sale justa.

Una vez comience a hervir el agua añadiremos el arroz y dejaremos hacer, hay que tener en cuenta que al arroz integral le cuesta más cocerse por lo que habremos de tener un poco más de paciencia. Una vez este cocido lo colaremos y dejaremos reposar un par de minutos o tres para que escurra bien el agua.

Pondremos nuevamente la paellera con el sofrito al fuego, esta vez a fuego bajo y añadiremos el arroz e iremos subiendo la intensidad del fuego a fuego medio progresivamente. Con ayuda de una cuchara iremos removiendo para que el arroz se mezcle bien con el sofrito y añadiremos una cucharada de salsa de soja, mezclaremos bien y añadiremos nuevamente otra cucharada de salsa de soja, así hasta que el arroz coja color y sabor, normalmente para esta cantidad de arroz con tres o cuatro cucharadas es más que suficiente. Lo ideal es ir probando y rectificando de sal.

Hay que tener ojo eligiendo la salsa de soja, nosotros llevamos ya una temporada comprándola en tiendas de alimentación china, que es la que utilizan ellos para cocinar y tiene un sabor como más dulzón que las que venden en la mayoría de supermercados y que son para utilizarse con sushi y sashimi por lo que para este plato resultan demasiado saladas.

Buen fin de semana,

C

martes, 5 de julio de 2016

CHAMPIÑONES A LA CAMPESINA

Como ya he comentado en alguna ocasión en casa nos privan las setas y los hongos en general, por lo que aprovechamos todo lo que podemos la temporada de setas y siempre tenemos alguna congelada para ir tirando el resto del año, asi que como veréis la mayor parte de nuestros platos llevan como ingrediente setas o champiñones. 

En este caso teníamos unos champiñones por casa que se nos iban a pasar en breves en y en vez de hacerlos a la plancha con ajo y perejil, que es como los solemos hacer casi siempre, hemos aprovechado para hacerlos rellenos al horno.

INGREDIENTES
media cebolla
un ajo
champiñones tamaño extra grande
150 gramos de jamón serrano
perejil
queso roquefort
aceite
sal
ELABORACIÓN

Ponemos a precalentar el horno a 250 grados mientras limpiamos los champiñones con el cuchillo dejando solo los sombreros (reservamos el rabito). Después picamos el jamón serrano, los rabitos que hemos apartado, la cebolla, el ajo y el perejil y dejamos a parte.

En una bandeja colocamos los sombreros del champiñón y salpimentamos al gusto, añadimos unas gotas de aceite por encima y metemos al horno a unos 170 grados.
Dejaremos hacer unos minutos hasta que veamos que se están oscureciendo y sumiendo ligeramente. Sacamos con cuidado la bandeja del horno y añadimos en cada sombrero una cucharada del relleno que tenemos apartado y dejamos hacer unos 5/8 minutos más.

Por último añadimos unos trozos de queso roquefort encima de cada sombrero y dejamos fundir (unos 10/15 min aproximadamente según el horno).

Buena semana,

lunes, 4 de julio de 2016

RISOTTO DE SETAS

Porque no solo de ir de rebajas vive el hombre, después de un sábado intenso en el que no hicimos otra cosa que mirar tiendas y más tiendas y volvimos a casa muertos, el domingo necesitábamos un día de relax y en esas nos pusimos manos a la obra para cocinar un poquito.

La receta que os proponemos es una variante de las múltiples que se pueden encontrar por Internet, admite mil ingredientes, se le pueden añadir además jamón, gambas etc...

INGREDIENTES
arroz arbóreo o bomba (un par de puñados por cada comensal)
setas (shitakis 250 gramos)
vino blanco (100 ml )
una cebolla pequeña
dos dientes de ajo
una pastilla de caldo de verduras
tomillo (una cuchara de las de café)
pimienta negra (unas muescas)
perejil picado fresco (una cuchara sopera)
parmesano rallado (70 gr)
un par de cucharadas soperas de aceite
mantequilla (75 gr)
sal (al gusto)
ELABORACIÓN

Lo primero que debemos tener preparado antes de empezar a trabajar el plato es el caldo de verduras, yo he aprovechado el de unas verduras que cocí anoche para un puré, si no disponéis de caldo casero podéis utilizar también el de pastilla, en cualquier caso deberemos tenerlo preparado y a mano, manteniéndolo caliente ,a fuego muy bajo, para que se conserve mientras trabajamos el arroz.

Para esta receta he escogido setas Shiitakes, pero la receta admite casi de cualquier tipo, Boletus, Portobellos... hay que tener en cuenta a la hora de elegir el tipo de hongo que debe ser uno que de sabor, si usamos las típicas setas de Alpaca no nos va a saber a nada.

Lavamos y troceamos las setas, reservamos y picamos también los dos ajos, y la cebolla.

Una vez tenemos esto hecho colocamos en una olla a fuego medio, dos cucharadas de aceite y la mantequilla, dejamos que se deshaga a fuego medio y añadimos los ajos y la cebolla, dejamos que sofrían durante un par de minutos pero sin dejar que se quemen y añadimos las setas, las aderezamos con sal al gusto y salpimentamos con pimienta negra al gusto, añadimos el tomillo, el arroz (que previamente hemos lavado) y el vino blanco, dejamos que este se evapore y vamos añadiendo pequeños cazos de caldo de verduras, de modo que cada vez que se absorba añadimos otro más, así hasta que se vea que el arroz está hinchado y en su punto.

Es muy importante no dejar de remover con cuidado y con cuchara de madera para que el arroz no se nos agarre, además tenemos que ir probando para ver si es necesario rectificar de sal.
Antes de servir, espolvoreamos por encima el parmesano rallado y el perejil, dejamos reposar un par de minutos y está listo para comer. Nosotros hemos añadido además un poco de albahaca de nuestro huerto por encima y el resultado ha sido de diez!

Buena semana,
C