domingo, 18 de diciembre de 2016

HUMMUS AL ESTILO SIRIO

Este fin de semana hemos estado de cocina internacional por casa, el otro día haciendo limpieza encontré mi viejo libro de recetas y no sé porque mi vista fue a parar a la sección de recetas árabes.

Tampoco es que tenga muchas pero todas ellas tienen algo especial, el hummus, el falafel, las dolma y un sin fin de recetas dulces que a pesar de que no me van mucho son algunas de las recetas que guardo con más cariño desde que empecé en esto de la cocina. Será que son recetas caseras y tradicionales, será que quien me las dio ya no está a entre nosotros, no se decir, llevaban mucho tiempo enterradas y ya era hora de que les volviera a dar uso!

La verdad es, que de ahora en adelante, las vamos a ir repitiendo muy a menudo, porque ya no recordaba lo riquísima que esta la comida Siria, las especias son una de mis grandes pasiones en la comida y con estas recetas disfruto muchísimo con la mezcla de sabores.

La receta de hummus que hemos preparado, no difiere demasiado de las que circulan por internet ya que son todas muy parecidas, las diferencias radican básicamente en las variantes de la región de donde sea la receta puesto que unas incluyen más especias y otras menos, pero al final la base de su preparación es la misma.

El componente que quizás distingue esta receta de hummus de otras es el uso de la Tahina o Tahín (pasta de sésamo tostada) que aunque es bastante común usarla en las recetas árabes, antes me costaba muchísimo encontrarla ya que solo la vendían en carnicerías árabes, sin embargo ahora la podéis encontrar en la sección gourmet del Corte Inglés, en la zona de productos ecológicos del Carrefour y en la mayoría de tiendas de productos ecológicos y herboristerías.

Hay que decir que no es un ingrediente indispensable, puesto que es posible preparar hummus sin ella, pero en mi opinión el sabor no tiene nada que ver de prepararla con ella a sin ella. Solo hay que tener un poquito de cuidado y no abusar de su uso puesto que tiene un alto componente calórico.

INGREDIENTES
garbanzos (un bote grande)
ajo (1 diente)
tahina (una cucharada sopera)
limón (zumo de medio limón)
aceite
sal
pimentón dulce
comino en polvo

ELABORACIÓN

Siempre he preparado este plato para hacerlo central, de modo que todos los comensales lo pudiesen compartir, así que con estas cantidades podríamos decir que da para compartir entre 5 o 6 personas perfectamente, incluso más ya que es un plato de untar y por lo tanto las proporciones no son para raciones individuales.

Lo primero que debemos hacer es preparar los garbanzos, si los queremos usar naturales deberemos ponerlos a remojo el día anterior y cocerlos con abundante agua y una pizca de sal hasta que estén blanditos. Si por el contrario preferimos usarlos de bote deberemos lavarlos con abundante agua para que se limpien de conservantes y sabores peculiares de la conserva.

Una vez tengamos los garbanzos preparados, los escurriremos y empezaremos a preparar la pasta con ellos. Hemos de pasarlos por la batidora junto con el ajo, la tahina, el zumo de limón y una pizca de sal.

Para conseguir una masa homogénea con aspecto de puré iremos picando los ingredientes despacio y añadiendo agua cuando fuere necesario para que la masa no se nos quede demasiado pastosa, una vez tengamos ya una pasta con aspecto de puré añadiremos un poco de comino (al gusto).

Iremos probando y rectificando de sal si fuere necesario hasta que la pasta vaya adquiriendo el sabor adecuado (no debe saber a garbanzo cocido, las especias, la tahina y el limón se deben comer ese sabor), cuando esté a nuestro gusto y hayamos conseguido una masa suave y fina, añadiremos un chorro de aceite y batiremos una última vez.

Ya solo nos queda servirlo en un plato grande, haciendo círculos y decorar con un poco de comino, pimentón dulce y una buena chorrada de aceite virgen extra.

Por costumbre suelo acompañarlo de pan de pita untando con las manos, por algún motivo me resulta más agradable de comer, aunque a veces también lo comemos acompañado de crudités eso queda al gusto de cada uno.

Buena semana,
C

miércoles, 9 de noviembre de 2016

CUÉNTAME UNO DE PRINCESAS

Y la princesa, harta de príncipes crosfiteros, obsesos de gimnasio y demás fauna enganchada a las dietas, los batidos de proteínas y a las bebidas cero, se acercó al dragón y le dijo: perdona, ¿tienes fuego?

El cuento más o menos decía algo así, aunque servidora haya añadido alguna cosilla de su propia cosecha, y es que el otro día al leerlo en las redes sociales no pude evitar sonreírme y pensar colorín, colorado, esa pesadilla se ha acabado.

Actualmente nos meten por los ojos que tenemos que encontrar a don perfecto, y que este don perfecto tiene que tener unos impresionantes abdominales, un modernísimo estilo de vida donde no tiene cabida nada que no termine en fit, una singular verborrea sobre sí mismo que puede aburrir hasta a las piedras y por supuesto dominar todo tipo de bailoteos que estén ON. Abajo el rockero español, arriba don perfecto que baila reggaetón!!! 

Pero claro, lo que no nos dicen es que don perfecto también busca a su doña perfecta y no le vale cualquiera, no, si él es un escaparate de perfección con patas… ella no puede ser menos, por lo que a las mundanas de a pie, que no vivimos obsesionadas con ser divinas every moment de nuestra vida, la cosa se nos complica, y bastante, porque don perfecto no nace, se hace, y en su perfectísima mente es incapaz de considerar seriamente a nadie que no esté a su altura de perfección por lo que intentará moldearte a su imagen y semejanza, cosa que esta muy bien para la que tenga cuajo y paciencia, pero no para servidora. Palabrita de girl scout que hubo una temporada que visto el panorama que se cernía sobre mí consideré seriamente exiliarme a una isla desierta donde pudiera escapar de tanta tontería.

Y es que tratar de conocer a este señor puede ser, durante un tiempo, incluso divertido, pero francamente A-G-O-T-A-D-O-R, porque cuanto más le conoces más echas de menos la normalidad, sí, la normalidad, esa donde no te sientes juzgada a cada minuto y puedes comer, vestir o pensar cómo te salga del real toto e increíblemente el mundo sigue girando al día siguiente, esa normalidad en la que basta con ser tu misma para gustarle a alguien.

Tanto te agota, que al final, en la vida, como en el cuento,  la princesa se harta de buscar a don perfecto, se pone la corona por montera, se da un garbeo por los antros de la ciudad, se la juega con el dragón y, casualidades de la vida, ese dragón tan salado y guapetón resulta ser perfectamente imperfecto para ella.

Así que, buscaros un dragón que os de fuego para el cigarrillo y os chamusque hasta el último de vuestros pelos, que os regale su ultimo trozo de hamburguesa, que os acompañe hasta el infinito y más allá  y que crea que la mejor forma en que os pueda ver; es en pijama y despeinada entre sus brazos un domingo cualquiera. 

Buena semana,
C

martes, 1 de noviembre de 2016

VAL D'HECHO: JACETANIA BONITA

Empezar la semana teniendo que trabajar un día menos es bien, o al menos eso pensamos nosotros este fin de semana cuando decidimos irnos al Pirineo a airearnos un poco.

El Pirineo aragonés es simplemente espectacular y es que da igual el rincón por el que te pierdas porque nunca defrauda. Sin embargo, a mi concretamente me pierde la zona de la Jacetanía, será porque es una zona que conozco bastante bien y me encanta, será que he pasado más de un verano y más de dos en Jaca y sus alrededores me tienen ganada, será simplemente que la zona y su gente me enamoraron en su día y me siento hija pródiga cada vez que voy, no sabría decir, el caso es que todos los años necesito hacer una visita como quien vuelve a casa por navidad… (y sí, también vuelvo por navidad a comprar turrones siempre que puedo, un día me prohibirán la entrada en las pastelerías de la plaza de la Catedral, estoy segura!)

Nuestra elección este fin de semana fue visitar el valle de Hecho, cita ineludible para todos aquellos que quieran disfrutar de parajes espectaculares sin tener que moverse mucho y sobre todo de los más experimentados puesto que hay rutas para todos los gustos.

Nosotros nos limitamos a realizar una andada pequeñita pues a pesar de que el tiempo nos acompañó estupendamente en estas fechas la montaña empieza a ser traicionera y no pretendíamos hacer una ruta muy larga por lo que nos conformamos con visitar la zona de la Selva de Hoza y su impresionante boca del infierno y andando sin pensarlo mucho llegamos hasta la zona de Aguas Tuertas donde, para nuestro disgusto, como empezaba ya a caer la tarde nos tuvimos que volver, pendiente para otra salida nos queda la subida al Ibón de Estanés, visita que sin duda nos cobraremos esta primavera o a Peter le dará un algo.

Para finalizar hicimos la visita exprés de rigor a Jaca y a su Mcdonalds, donde sí se descuidan hubiéramos acabado con todas las existencias de hamburguesas que tenían, y es que después de una andada no hay nada mejor que un buen atracón de comida para reponer fuerzas.
En resumen, como siempre un gran fin de semana en la mejor compañía, de ahora en adelante y con el invierno tan cerca, nos espera largos días de manta y sofá hasta nuestra próxima aventura.

Buena semana,
C

miércoles, 19 de octubre de 2016

FINDE SETERO

Bonjour mes amis!

Ya han pasado los Pilares y tenemos el otoño justo encima! Empiezo a tener hasta ganas de ponerme capas de ropa, que esto de que las temperaturas oscilen tanto me tiene loca, o muero de frío o sufro de calor, así no hay quien viva!

Este fin de semana hemos cumplido otro de esos planes que tenemos apuntados en nuestra agenda desde hace tiempo, y además, así sin pensarlo y es que este fin de semana no estaba previsto que nos moviéramos de Zaragoza, pero una cosa llevó a la otra y acabamos subiendo al pueblo, entre risas y un poco de relax surgió la idea de ir a coger setas y en esas que pasé una mañana de lo más entretenida, aprendiendo (que no cogiendo, que vaya peligro tengo) los diferentes tipos de setas/hongos que podemos encontrar por la zona de Teruel.

No voy a negar que por ahora soy un auténtico peligro buscando setas peeero, para coger unos pocos rebollones ha quedado demostrado que aún me apaño. Tristemente con lo poco que ha llovido este año tampoco es que hubiera mucha cantidad, pero fue un día de lo más completo e interesante.

Entre otras aprendí a reconocer los llamados “pedos de lobo” (que digo yo, alguien los ha olido alguna vez para haberles puesto ese nombre? es que son verdes también?), las llanegas, las macrolepiotas, las senderuelas, las amanitas caesareas, las amanitas muscarias y por supuesto los rebollones!!!

Si salí con algo claro de ese monte era lo que NO me tenía que comer, los buenos seteros dicen que "todas las setas se las come uno al menos una vez", y yo, que desde luego tengo intención de seguir comiendo setas muchos años, me declaro por ahora setera en "prácticas". 

Claramente de lo que más encontramos fueron setas en general no comestibles, otras eran comestibles según se cocinasen, limpiasen o su estado de crecimiento, otras directamente no las conocíamos, y la mayoría porque son sobradamente conocidas como venenosas. 

Como novedad decir que, dentro de las no comestibles que vimos, encontramos una estrella de tierra (palabrita de scout que con la de horas que he echado yo en el monte jamás había visto yo una de estas). Tienen una apariencia bastante rara, ya que no tienen tronco, apenas unas pocas raíces que las sujetan al suelo lo que les da ese aspecto como de estrella o de flor.

Para terminar la mañana nos fuimos a comer unos buenos huevos fritos con panceta y así reponer fuerzas de nuestra caminata. 

Tengo que decir que fue un día simplemente genial y que sin duda, si las lluvias acompañan, volveremos a repetir no tardando mucho.

Buena semana, 
C

jueves, 13 de octubre de 2016

FELIZ DIA DE LA HISPANIDAD

Otro Pilar más que se nos va y es que este 2016 se nos está pasando volando en casa!!! os deseamos a tod@s unas felices fiestas del Pilar 2016 y esperamos que cada uno, a su manera, disfrutase ayer del día tanto como nosotros!
Feliz semana,
C

lunes, 10 de octubre de 2016

DOMINGOS DE RESACA Y MASA DE PIZZA CASERA

Domingos de resaca by Peter: Dícese del domingo que abres un ojo después de haber salido la noche anterior y quieres comerte media nevera a lo Bridget Jones. En nuestro caso, esos domingos solían ser domingos de hamburguesa del Macdonalds (que para eso tenemos uno al lado) o de pizza congelada, hasta ayer.

En casa andamos muy sensibilizados con intentar hacer nuestras comidas lo más sanas y caseras posibles y huimos como de la peste de procesados, comidas precocinadas y de la termomix y aparatejos similares que con tres velocidades te han hecho la comida (que está muy bien para quien no quiera perder tiempo en la cocina, pero a nosotros, que disfrutamos cocinando, nos encanta pasar tiempo juntos mano a mano).

La receta de masa de pizza es una de las más sencillas que existe, basta con tener los ingredientes adecuados y algo de paciencia para esperar que fermente la masa.

INGREDIENTES
200 gr agua (templada)
300 gr de harina de fuerza
½ cucharada sopera de sal
1 sobre de levadura seca de panadería
3 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra
semolina o pan rallado 

ELABORACIÓN

Comenzaremos mezclando bien la harina con la sal y la levadura, para ello necesitaremos un bol grande donde trabajar con los ingredientes. Añadiremos el agua en el centro de nuestra mezcla y comenzaremos a trabajar la masa.

Una vez tengamos una masa medianamente consistente, añadiremos un poco de semolina o pan rallado para poder trabajarla mejor y finalmente añadiremos las 3 cucharadas de aceite. Es el momento de aplastar y estirar con fuerza la masa, una y otra vez, durante al menos 5 o 10 minutos.

Si queremos que la masa nos quede muy elástica deberemos refinarla, para ello tenemos que retorcer la masa girándola y dándole forma alargada en la encimera, procediendo a unirla nuevamente para acabar haciendo una pelota. Deberemos repetir este proceso durante otros 5 minutos por lo menos.

Una vez tenemos nuestra masa trabajada, procederemos a hacer una pelota y la guardaremos en el bol, taparemos con papel film o preferentemente con un trapo humedecido y dejaremos que la masa fermente a temperatura ambiente durante al menos 45 minutos (lo ideal es una hora) para que doble su volumen.

Cuando tengamos la masa fermentada, en la encimera (enharinada previamente) procederemos a aplastar nuestra bola para que salga el exceso de gas que haya en el interior y con ayuda de un rodillo la estiraremos hasta que tenga la largura y grosor deseado, la pasaremos a la bandeja de horno, la meteremos dentro y dejaremos que endurezca unos 5 minutos, después solo queda sacarla, añadirle los ingredientes que se desee y hornear.
La nuestra quedó así de rica.
Buena semana,
C

miércoles, 5 de octubre de 2016

TARTAR DE SALMON Y AGUACATE


Wellcome octubre!!! o debería decir ya “Ein Prosit”? Pocas cosas nos alegran tanto los días a los Zaragozanos como la llegada de las fiestas del Pilar y por supuesto de la Oktoberfest, ya que como buenos cerveceros que somos en casa pensamos hacer nuestra visitilla de rigor, of course, y precisamente como se acercan días de comilonas intensas y mucho descontrol... esta semana andamos en casa muy pendientes de comer sanote.

Como además nos encanta el pescado y muy especialmente el salmón, hemos aprovechado para preparar un rico tartar de salmón y aguacate pero esta vez en vez de marinarlo solo con salsa de soja, lo vamos a aliñar con una rica vinagreta. Es un plato que triunfa un montón siempre y que no es nada difícil de preparar en casa, por cambiar lo hemos preparado de salmón pero admite casi cualquier pescado. 

INGREDIENTES

2 lomos de salmón fresco
100 gr de salmón ahumado
1 cebolla roja
1 aguacate
4 pepinillos
3 anchoa en aceite
4 tomates cherry
perejil picado
aceite de oliva
una gota de mostaza
sal
1 par de cucharadas de salsa de soja
1 par de cucharadas de salsa perrins
pimienta negra
sal
zumo de limón

ELABORACIÓN

Troceamos el salmón fresco (lo habremos congelado previamente) en trozos de uno o dos centímetros, a continuación trocearemos el salmón ahumado en trozos de idéntico grosor, picamos la cebolla lo más finamente que podamos, los pepinillos, el tomate y la anchoa y con cuidado lo mezclamos todo en un bol y le añadimos el perejil picado.

Por ultimo trocearemos el aguacate, le añadiremos unas gotas de limón a para que no se nos oxide y lo dejaremos reposar un cuarto de hora en un bol aparte. 

Mientras nos reposa el aguacate procederemos a preparar la vinagreta. Para hacer la salsa, en un bote pondremos 3 cucharadas soperas de aceite de oliva, una pizca de sal, una gota de mostaza, un par de cucharadas soperas de salsa de soja, un par de cucharadas soperas de salsa perrins, un par de muescas de pimienta y el zumo de un limón.

Agitamos bien el contenido y echamos una cucharada o dos en el bol donde tenemos el resto de ingredientes, revolvemos y dejamos macerar unos 20 minutos, guardaremos el resto de salsa para echarla por encima cuando sirvamos el tartar y ya solo nos quedará acompañarlo con un buen vino blanco!!

[Con estos ingredientes a mí me han salido dos raciones hermosas para dos personas, si estiramos un poco la cosa sale incluso para tres personas]

A la hora de presentarlo podemos optar por montarlo sobre un molde (cualquiera que tengamos por casa nos puede valer), comenzaremos sentando la base de aguacate para nuestro tartar (unos dos dedos) y guardaremos algunos trozos para mezclar con el relleno. Una vez tengamos la base añadiremos el relleno de salmón, compactando bien la mezcla en el molde con la ayuda de una cuchara de madera. Una vez lo tengamos, solo nos queda retirar el molde y servir.

Es un plato que combina muy bien casi con cualquier acompañamiento, se le puede añadir una mini ensalada de canónigos y cherris, o un arroz aromatizado para hacer más completo el plato.

Buena semana,
C

lunes, 5 de septiembre de 2016

BITOQUES DE TERNERA AL VINO

Este fin de semana hemos disfrutado de lo lindo, como buenos grupies que somos de Bunbury nos fuimos al concierto que daba este sábado en Zaragoza con motivo de su gira Mutaciones Tour 2016, y la verdad es que este hombre nunca defrauda. Si el concierto de este verano en Lanuza fue espectacular, este, a pesar de ser en un pabellón cerrado y perder parte del encanto, no se quedó atrás.

Y, tras un fin de semana non stop, toca empezar una semana de lo más intensa, nos toca cerrar cosas y dejar todo listo para empezar a preparar maletas de nuevo (las últimas del año, snif,snif).

Para coger fuerzas de la semana que nos espera, el domingo, nos cocinamos unos bitoques. A mí personalmente es un plato que me encanta ya que es muy socorrido, está riquísimo y además es muy fácil de preparar ya que acepta casi cualquier acompañamiento.

Nosotros los hemos preparado al vino, pero se pueden hacer de muchas maneras, con verduras, a la cerveza, en salsa de almendras…todo depende del tiempo que tengamos.

INGREDIENTES
250 gramos de carne picada
pan rallado (al gusto)
un huevo
queso curado rallado 
perejil
orégano
sal
albahaca fresca
aceite
harina 
pimienta
tres cucharadas de tomate frito natural
media cebolla
tres portobellos medianos
vino tinto
ELABORACIÓN

Para preparar esta receta necesitaremos un bol donde mezclar los ingredientes. En crudo, pondremos la carne picada en el bol y añadiremos el huevo batido, el perejil, la albahaca y el orégano picados, salpimentaremos al gusto y amasaremos el contenido con las manos para que nos vaya quedando una masa homogénea.

Añadiremos el queso rallado (un par de cucharadas soperas serán más que suficientes si no sois muy queseros) volveremos a amasar el contenido y añadiremos las tres cucharadas de tomate frito natural. Es el momento de añadir el pan rallado, aquí las proporciones van en gustos hay quien le pone menos y a quien le gusta con mucho pan. Lo más recomendable es ir añadiéndolo por cucharadas de poco en poco mientras amasamos ya que la masa deberá quedarnos fácilmente trabajable con las manos y tener consistencia o de lo contrario no podremos cocinarla.

Una vez tengamos la consistencia deseada añadiremos la sal (al gusto) amasaremos por última vez y procederemos a hacer pelotas con la carne, luego las aplastaremos para darles la forma plana deseada.

Dejamos reposar un poco la carne y nos ponemos con el sofrito. Nosotros hemos usado nuevamente una mini paellera ya que por tamaño y altitud nos va genial para preparar este tipo de platos.

Echaremos una chorrada generosa de aceite de oliva en la paellera y añadiremos la cebolla picada y los portobellos fileteados. Dejaremos hacer a fuego bajo.
Mientras el sofrito se va haciendo poco a poco, en otra sartén añadiremos un par de cucharadas de aceite y calentamos a fuego medio. Mientras tanto pasaremos los bitoques por harina para sellarlos en la sartén. Los dejaremos hacer un par de minutos por cada lado, lo justo para que se doren superficialmente.

Una vez tenemos sellados los bitoques, los añadiremos a la paellera donde tenemos el sofrito (junto con el aceite sobrante de freírlos) y los regaremos con una chorrada de vino tinto y medio vasito de agua y dejaremos que cuezan durante unos 30/40 minutos, tendremos que ir añadiendo progresivamente agua, sin dejar que en ningún momento se nos quede seco el contenido. Una vez veamos que los bitoques están prácticamente cocinados, dejaremos que absorban el caldo que quede en la paellera para que se nos quede una salsa espesa y no caldosa.

Se pueden comer al momento aunque lo ideal es, una vez preparados, dejarlos macerar en la salsa al menos una noche para que cojan todo el sabor.

Buena semana, 
C

jueves, 1 de septiembre de 2016

LA ÉPOCA QUE NOS TOCÓ VIVIR

Pues nada, que ya hemos entrado en septiembre y toca volver al cole. 

Cada año noto más el hastío de volver a las rutinas y hace que le coja más manía a este mes, y es que comienza en Zaragoza el tiempo cebolla (tienes que salir de casa con mil capas porque nunca sabes qué tiempo hará) y yo lo llevo muy mal, o quizás simplemente sea que me invade la sensación de que otro año se ha pasado volando y yo en nada me hago un poquito más vieja.

Para mí, septiembre es un mes raruno, se pasa leeeeeento, los días se hacen interminables y parece que nunca va a acabar, es como darse de bruces con la realidad. Parece que te está diciendo, eh, tú, pringado, tira a currar que es lo tuyo. Te hace caer en la cuenta de lo triste que es la existencia humana, trabajar y trabajar pagar las facturas y con suerte morir de viejo rodeado de hijos y nietos.

Como ya he dicho alguna vez, yo tengo la teoría de que hay meses que son negativos en sí mismos, las desgracias y la negatividad se concentran esos días, luego pasan y la vida vuelve a sonreír, los pajarillos cantan, las nubes se levantan y todo se mira con mejores ojos.

Así que, como dicen por ahí... el que no se consuela es porque no quiere. Menos mal que en casa aún nos quedan unos días de vacaciones que harán más llevadero el mes y, que sumado a que son días de fiestas en el pueblo de Peter, nos harán volver con las pilas requete cargadas.

Buen fin de semana,
C

miércoles, 31 de agosto de 2016

ENSALADA FRESCA DE ARROZ Y RÚCULA

Con los días tan rarunos que estamos teniendo en Zaragoza últimamente (frío por la mañana, calor por la tarde y vuelta al frío por la noche) una ya no sabe ni que ponerse para salir a la calle ni que preparar para comer. Tan pronto apetece algo calentito como que sube la temperatura y empezamos a sudar como los pollos y a pensar otra vez en ensaladas y gazpachos. 

Y en esas estábamos cuando nos hemos preparado esta ensalada ligera (FIT) para cenar.

Como veréis en casa nos encanta el arroz y es que es un buen complemento para casi todos los platos, ya sea como acompañamiento o como ingrediente principal. A parte de sano y nutritivo es uno de los alimentos más antiguos de la humanidad, los historiadores no consiguen ponerse de acuerdo pero hay estudios que datan su aparición antes del año 5000 a.c en el oriente de China.

El caso es que no se ha podido determinar con exactitud la época en que apareció sobre la tierra. La literatura china considera al arroz como el alimento básico de ese pueblo desde el año 3000 a.c; y se cree por los historiadores que es desde Asia, donde comienza precisamente a difundirse el arroz hacia la India.

Los españoles afirman que, seguramente, los árabes asentados en el reino del Al-Andalus fueron los responsables de los primeros arrozales, y que probablemente entró el arroz a Italia por los árabes, alrededor del siglo IX d.c., quien sabe, lo que si podemos afirmar con total certeza es que era un alimento muy caro durante toda la Edad Media, en la que se consideraba un lujo propio de las personas más ricas de la población. 

La historia muestra que el arroz va y viene de un sitio a otro con las migraciones, las guerras de conquistas y la necesidad de un alimento valioso, mientras en otros sitios crece de manera silvestre. ( Información extraída de Alimentación Sana.)

Hoy, nosotros, lo podemos encontrar en cualquier super y de cualquier tipo, largo, corto, basmati, integral, bomba... lo hay para todos los gustos, colores y paladares!

En casa como nos gusta mucho el arroz siempre intentamos prepararlo de diferentes modos para incluirlo en nuestra alimentación, risottos, revueltos, paellas, ensaladas no hay más límite que la imaginación de cada uno.
INGREDIENTES
media lechuga de roble
dos puñados de arroz cocido 
una lata de maíz dulce
un trozo pequeño de queso de bola
cuatro filetes de pechuga de pavo 
un huevo cocido
tres hojas de rúcula
cuatro nueces (picadas) (yo las puse después de las fotos)
unas muescas de pimienta negra
sal
aceite

ELABORACIÓN

Comenzamos poniendo a cocer a fuego medio el arroz (con una cucharadita de café de sal y romero), antes de ponerlo a cocer lo habremos lavado varias veces bajo el grifo hasta que el agua deje de salir turbia. Mientras se cuece vamos preparando el resto de ingredientes, lavamos la lechuga de roble y la dejamos escurrir unos minutos, después troceamos la pechuga de pavo, el queso, preparamos el maíz dulce para tenerlo a mano y ponemos a cocer un huevo.

En un bol echamos la lechuga, el maíz, y la pechuga troceada y revolvemos con ayuda de los cubiertos de servir.

Una vez que tengamos el arroz cocida lo escurrimos y lo ahogamos en agua fría, lo ponemos a escurrir otra vez y lo dejamos unos 5 minutos. Una vez lo tenemos escurrido y suelto lo pasamos al bol y mezclamos con el resto de ingredientes, removemos para que se mezcle bien. 


Una vez tenemos mezclado el arroz con el resto de ingredientes, procedemos a pasar la ensalada al plato, la colocamos en el centro, salpimentamos al gusto, y decoramos con las nueces, la rúcula y el huevo cocido.

Buena semana,
C

lunes, 29 de agosto de 2016

EL EFECTO FANTASMA

Sin rencores y con muchísimo love, queridos míos.

Hacía días que no escribía yo nada en este santo blog que no fuera sobre comida o alguna escapadilla por la tierra patria hasta que ayer me sacaron vine a salir de mi letargo. Y es que a una servidora no deja de sorprenderle, cada día más, que fantasmas (o mejor dicho fantasmones/as) del pasado insistan en aparecer para hacerse notar (Bill Murray, I need you ASAP!).

Y es que a mí me cuesta entender que gente que en un momento dado decide salir de la vida de otro no pueda evitar mirar tras la cortina, cotillear, chafardear, alcahuetear, llamadlo como queráis, a todas horas. No digo yo que los primeros tiempos no exista cierta curiosidad por saber, pero hombre, cuando pasan los años y, a estas alturas? Es un poco como raruno, no?

Lo sorprendente de estas situaciones es que hoy en día a este tipo de comportamientos (stalkers) se les quita importancia porque se realizan a través de las redes sociales y parece que, como una tiene un perfil público en esta nuestra blogosfera, está todo permitido y hombre, una visitilla o dos de pascuas a ramos pase, pero tanta asiduidad es un poquito preocupante, eh? Yo solo lo comento, ejem, ejem (conste que no quiero hacer de acusica Barrabás pero…igual alguien se lo tendría que ir mirando).

Mis queridos, por si no lo sabéis, para bien o para mal todos somos públicos (aunque creamos escondernos desde la tranquilidad de nuestras redes sociales super privadas) y este nuestro mundo internauta ofrece mil y una posibilidades para saber quienes y desde donde te visitan o ven tus fotos en las redes sociales.

Si a lo anterior sumamos que no todos fuimos bendecidos con el don de la discreción, pues, al final, alguna parroquiana con toda su mejor intención te deja caer ciertos comentarios y… una será de letras purísimas pero hasta la fecha es capaz de sumar 2+2.

Como alguien me dijo una vez, y yo me lo aprendí muy requete bien, en esta vida hay muchas formas de matar a alguien, y no, no hace falta que sea un muerto real de los que hay que enterrar, basta con sacar a alguien de tu vida e ignorarlo y, hasta donde yo sé, los muertos, sean del tipo que sean, no regresan o al menos no deberían (a pesar del empeño de George A. Romero). Así que, a ver si tomamos nota.

Pero bueno, conste que al final servidora se lo toma como un halago y es que no eres nadie en este mundo hasta que tienes uno o dos stalkers sueltos por ahí. 

Será que al final voy a tener glamour y todo.

With all my love,
C

viernes, 26 de agosto de 2016

ARROZ CON COSTILLAS

A pesar de que con estos calores no apetece mucho comer caliente, en casa empezamos a echar de menos algún plato consistente, por lo que vamos volviendo poco a poco a nuestras cremas y potajes, templados eso sí.

En esta ocasión y con la intención de coger fuerzas para los próximos días (empiezan las fiestas del pueblo de Peter, ou yeah!) hemos preparado un estupendo arroz con costillas, como veréis su dificultad es cero, se hace bastante rápido y llena un monton, por lo que es perfecto para hacer un plato único.

INGREDIENTES
arroz redondo (2 o 3 puñados por cada comensal)
1 puerro pequeño
1 pimiento verde
2 dientes de ajo
media cebolla
2 o 3 trozos de costilla fresca por cabeza 
sal
aceite
romero
tomillo
1 pastilla de caldo de verduras

ELABORACIÓN

A pesar de que es un plato muy fácil de preparar, requiere de cierta paciencia para que nos quede en su punto.

Nosotros, siguiendo nuestra costumbre, hemos usado una paellera de dos raciones. Comenzaremos salando la carne y echando una buena chorrada de aceite de oliva en la paellera, la pondremos a fuego medio y cuando veamos que empieza a calentar echaremos la costilla, dejaremos dorar un poco y pasados unos minutos añadiremos el puerro, el pimiento verde, los ajos y la cebolla bien picados. 

Iremos controlando que el sofrito se vaya haciendo. Una vez veamos que las verduras están pochadas (la cebolla transparente, el pimiento tierno etc…) añadiremos medio vaso de agua, la pastilla de caldo de verduras y el tomillo y romero (al gusto).

Es importante que dejemos cocer unos minutos la costilla para que no se nos quede cruda, si echamos el arroz al mismo tiempo casi con toda seguridad acabaremos con el arroz pasado y la costilla sin hacer. Unos 10 minutos extra serán más que suficiente.

No debemos dejar en ningún momento que la paellera se quede sin agua por lo que vigilaremos de cerca el contenido e iremos añadiendo si es preciso medios vasos de agua. 

Una vez tenemos la costilla medio hecha será el momento de echar el arroz, nosotros solemos calcular un par de puñados o tres por cabeza (según si son los míos o los de Peter) que es la ración de la paellera. Echaremos el arroz y dejaremos que vaya haciendo, como os hemos comentado hay que vigilar que no se nos quede sin agua, por lo que deberemos dejar que el arroz la vaya absorbiendo y no echaremos más mientras no veamos que se nos va a quedar seco. 
Iremos probando y rectificando de sal también, ya que al ir añadiendo agua se va perdiendo el sabor. Veremos que poco a poco el arroz se va hinchando, lo probaremos de vez en cuando y cuando notemos que esta casi blandito del todo, retiraremos la paellera del fuego, le pondremos una tapadera y dejaremos reposar unos 5 minutos para que se quede en su punto.

Buen fin de semana,
C

martes, 23 de agosto de 2016

QUINOA CON SETAS Y SALSA DE SOJA

Quinoa, el súper alimento de los campeones.

Últimamente se escucha en todas partes hablar de ella, tanto que hasta a nosotros nos ha picado la curiosidad y hemos decidido hacer alguna recetilla con ella y ver qué hay de verdad en esas milagrosas propiedades que se le atribuyen.

La Quinoa es un pseudocereal que se cultiva, principalmente, en la cordillera de los Andes. Sus principales productores son Bolivia y Perú, seguidos de España donde está experimentando una notable demanda lo que nos ha convertido en uno de sus principales exportadores.

Se trata de una semilla bastante completa nutricionalmente hablando, destacándose principalmente la presencia de ácidos omega 6 y omega 3 y su alto contenido en potasio, magnesio, calcio, fósforo, hierro y zinc o vitaminas del complejo B y vitamina E, lo que la convierte en un alimento muy completo y de fácil digestión.

Sus propiedades se conocen desde la antigüedad, sin embargo no es hasta hace un par de años que se ha puesto tan de moda su consumo especialmente entre los deportistas, donde es considerado como el alimento de los súper campeones y de hecho se la incluye en el contenido de muchas de las barritas energéticas que podemos encontrar en el mercado.

¿Cómo preparar la Quinoa?

Es importante que lavemos previamente la Quinoa, sus semillas están recubiertas de una fina capa de saponinas que le aportan un sabor bastante amargo, para esto lo mejor es armarse de paciencia y utilizar un tamiz, ya que como veréis las semillas son muy pequeñas.

Hay multitud de recetas por internet, nosotros hemos experimentado un poco y hemos descubierto que nos gusta más su consumo en frío.

INGREDIENTES
250 gr de Quinoa (SOS)
zumo de 1 limón
1 cebolla picada
1 puñado de setas Shiitakis 
sal 
aceite 
perejil 
albahaca 
2 rodajas de calabacín 
1 dado de caldo de verduras 
2 cucharadas de salsa de soja (china-dulce)
ELABORACIÓN

Una vez tenemos las semillas de Quinoa lavadas, echamos tres dedos de agua en una olla y ponemos a calentar a fuego medio. Es importante que no nos pasemos con el agua puesto que las semillas deben absorberla toda. 

Nosotros con un paquete de 250 gramos hemos tenido para cuatro raciones generosas, al ser semillas tan pequeñas no pensábamos que cundiría tanto la verdad. En cuanto el agua comience a hervir y veamos que la pastilla de caldo se ha deshecho echaremos las semillas y dejaremos hacer hasta que veamos que las semillas están transparentes e hinchadas (suele costar unos 15/20 minutos), es recomendable que vayáis probando hasta que notéis que están completamente blanditas.

Deberéis vigilar que en ningún momento se queden sin agua, puede ocurrir que nos quedemos sin agua ya que tienen mucha capacidad de absorción, así que prepararos un vaso de agua cerca por si es necesario ir añadiendo agua de poco en poco.

Mientras tanto prepararemos un sofrito de cebolla y setas para darle un poquito más de sabor, en una sartén echaremos una cucharada de aceite de oliva virgen y la pondremos a calentar a fuego medio, añadiremos la cebolla picada y cuando veamos que ya está casi pochada añadiremos las setas, salpimentaremos al gusto y dejaremos hacer.

Una vez tenemos la Quinoa y el sofrito listo, procederemos a juntarlo todo, para ello usaremos o una sartén grande y alta o como en nuestro caso una paellera. Pondremos la paellera a fuego medio, echaremos una chorrada de aceite de oliva y añadiremos la Quinoa y el sofrito, mezclaremos bien con ayuda de una cuchara de madera y dejaremos hacer unos segundos, después añadiremos un par de cucharadas soperas de salsa de soja (china) y removemos hasta que todo el contenido tenga algo de color (unos 5 minutos), rectificaremos de sal si es necesario.
En nuestro caso hemos utilizado unas hojas de albahaca fresca y perejil de nuestro huerto para refrescar un poco el sabor, las añadiremos picadas al gusto y removeremos nuevamente para que se mezclen bien. Finalmente retiraremos del fuego y dejaremos enfriar.

Una vez haya enfriado añadiremos pequeñas cucharadas de zumo de limón, siempre con cuidado de no aguar la mezcla y que no nos quede líquida (la Quinoa debe absorber el limón)

Para servirlo hemos utilizado unos moldes de acero, ya que la Quinoa compacta bastante bien, y hemos rallado un poco de calabacín crudo por encima. El resultado ha sido un plato bastante agradable al paladar y fresquito para estas fechas.

Para ser nuestra primera experiencia con la Quinoa la verdad es que hemos quedado muy contentos, así que repetiremos muy pronto!

Buena semana,
C