lunes, 30 de noviembre de 2015

TARTAR DE ATÚN Y AGUACATE CON HIERBAS AROMÁTICAS

Lo bueno de comenzar una vida con alguien es que poco a poco vas adquiriendo costumbres que acaban convirtiéndose en tradiciones de dos, en nuestro caso y como nos encanta comer casi todas están siendo gastronómicas. Si hace unos meses inaugurábamos los sábados de tortitas, ahora le toca el turno a nuestros findes de sushi y tartar! El resultado ha sido para chuparse los dedos.

INGREDIENTES

400 gramos de atún
2 aguacates maduros
2 cucharadas de salsa de soja
sal
1 cucharada de aceite
1 limón
2 cucharadas soperas de sésamo
albahaca fresca
romero
ELABORACIÓN

Comenzaremos troceando en pequeños trozos nuestro atún, lo ideal es que sean dados de un centímetro aproximadamente. Una vez lo tengamos completamente troceado lo pasaremos a un bol y lo salaremos un poco (sin pasarnos que la salsa de soja ya es salada de por sí), cuando veamos que ya ha absorbido la sal procederemos a añadir las dos cucharadas de salsa de soja y el zumo del medio limón. Mezclaremos todo bien y dejaremos macerar un par de horas.

Dejaremos macerar el atún, y nos pondremos con la base de nuestro tartar, que en este caso la vamos a hacer de aguacate ya que va muy bien su sabor con tanto con el atún como con el salmón. Procederemos igualmente a trocear el aguacate en pequeños dados de aproximadamente un centímetro. Una vez los tengamos los apartaremos a otro bol y añadiremos el zumo del otro medio limón, esto conseguirá dos cosas, una que no se nos oxide el aguacate y se le ponga ese color negruzco tan feo y dos nos cogerá un sutil sabor con el limón. Dejaremos macerar el mismo tiempo que el atún.

Mientras nuestras mezclas van cogiendo sabor, nos pondremos a tostar el sésamo en la sartén, a mi me gusta añadir un par de gotas de aceite y tostarlo a fuego medio/bajo. Estará en su punto en cuanto empiece a coger color, eso sí, deberemos estar muy pendientes y con ayuda de una cuchara de madera ir moviéndolo por toda la sartén.

Cuando ya tengamos nuestros ingredientes macerados, los pondremos a escurrir unos minutos y procederemos a montar nuestro tartar. Nosotros hemos utilizado unos moldes para risotto, hay quien lo prefiere simplemente mezclado en un plato, en gustos está la variedad.

Comenzaremos haciendo la base del risotto con el aguacate, presionaremos con ayuda de una cuchara para que nos quede bien compacto y sea una base fuerte que soporte la capa del atún.

Para preparar la ultima capa mezclaremos el sésamo con nuestro atún y lo añadiremos encima del aguacate, con cuidado y presionando para que se compacte todo bien. Dejaremos unos minutos para que nos quede una torre perfecta.



Finalmente añadiremos las hierbas aromáticas, nosotros le hemos puesto una capa de albahaca picada (de nuestro huerto) y un par de hojas de romero finamente picadas también, la mezcla de sabores de las hierbas junto con el sésamo tostado es simplemente espectacular.

Buena semana, C

miércoles, 25 de noviembre de 2015

CREMA DE VERDURAS

Y seguimos con mal tiempo! El viento y el frío se han atrincherado en Zaragoza y no nos dan tregua y por si fuera poco hoy además tenemos lluvía también, grrrrrr. 

Como podéis ver en casa andamos bastante mono-temáticos con el tema de las comidas  pero es que entre el frío que hace, que Peter anda pocho con sus muelas y que tenemos la firme intención de llevar un estilo de comidas saludables que incorporen mucha verdura, pescado y algo de fruta estamos que no salimos de los purés y las cremas.

En esta ocasión hemos aprovechado que teníamos por la nevera un montón de judía verde y la hemos utilizado para hacer la base de esta crema de verduras. He de decir que las judías verdes no son una de mis verduras favoritas  y precisamente por eso tenía poca fe en el sabor que tendría el resultado final y sin embargo  me ha sorprendido un montón, bien mezcladas quedan buenísimas en crema.

INGREDIENTES

1 kilo de judías verdes (peladas)
2 cebollas medianas
1 puerro
2 pimientos verdes
1 pimiento rojo
1 patata
medio bote de nata para cocinar
hierbas provenzales
pimientas de colores
orégano
sal y aceite
picatostes de pan
ELABORACIÓN

Comenzamos poniendo a cocer las judías verdes con la patata y mientras tanto en otra olla comenzamos a sofreír la cebolla, el puerro y los pimientos todo troceado en dados pequeños, cuando los tengamos blanditos apartamos del fuego y reservamos.

Una vez tenemos la judía verde y la patata cocida, la ponemos a escurrir y guardamos el caldo a parte por si la crema nos queda muy espesa y queremos añadir un poco de caldo y hacerla más ligera.

Añadimos a nuestro sofrito la patata y la judía bien escurrida, volvemos a poner al fuego (medio) durante unos minutos para que se mezcle todo bien y coja algo de sabor, una vez tengamos todo bien mezclado añadiremos el medio bote de nata y pasaremos por la batidora.

Como tenemos el caldo de la cocción apartado ahora es el momento de añadirlo progresivamente según queramos aligerar un poco la crema o hacer más cantidad.


Una vez tenemos una crema fina y sin tropezones, procederemos a añadir el orégano, las hierbas provenzales y a salpimentar al gusto. Lo presentaremos con unos picatostes y unas gotas de aceite.

Buena semana,
C

martes, 17 de noviembre de 2015

INAUGURACIÓN GR 262 RÍO MARTÍN

Este fin de semana ha sido uno de esos en los que te levantas el viernes para ir a trabajar y tienes la sensación de no haber parado ni para dormir hasta que el lunes te vuelve a sonar el despertador. Llevamos dos días agotados!

Y es que al final hemos aprovechado para hacer mil cosas, ver a los amigos, a la familia y también hacer la caminata del GR 262 del Río Martín que ha contado con la participación activa de unas 360 personas de toda la comunidad Aragonesa. 

El punto de partida de la ruta comenzaba en Martín del Río desde donde se recogía en varios autobuses a los senderistas desplazados hasta allí y se les trasladaba a la zona de las Parras donde se había preparado un pequeño refrigerio consistente en zumo y magdalenas caseras para empezar con fuerzas la marcha.

De las zona de las Parras llegamos caminando hasta lo que allí se conoce como el "chorredero" donde se procedió a inaugurar el kilómetro cero de esta ruta, aprovechamos para sacar unas fotos y seguimos con la caminata disfrutando de unos paisajes preciosos. Por el camino pudimos ver también la llamada cueva de las brujas, el pozo de las palomas, los hocinos y también el recién inaugurado embalse (que debido a motivos operativos nos hizo desviarnos 1,5 km de nuestra ruta). En total fueron unos 17 kilómetros de ruta larga que nos encantó a todos.

Tras esto acudimos a Montalbán donde se había organizado una comida popular para todos los participantes y pudimos degustar un rancho, que hasta yo que no soy nada amante de este plato me chupé los dedos, sería la buena mano del cocinero o los casi 18 kilómetros que hicimos al final que me dieron un hambre canina pero el caso es que no dejé ni las migas!

A pesar de que yo estaba convencida de que iba a pasar un frío de morirme, la mañana nos acompañó estupendamente, salió el sol y pudimos disfrutar del buen clima y los colores del otoño durante todo el recorrido. Es una ruta totalmente recomendable, no solo por los parajes sino porque no tiene dificultad alguna, salvo alguna pequeña subida el terreno es casi todo llano y bajada.

La zona además cuenta con varios sitios de interés donde disfrutar de un bonito paisaje, cuevas, mientras descansas y comes algo para reponer fuerzas antes de continuar con la marcha.

Hay que decir que actualmente existen cuatro GR en la comunidad turolense, el recientemente inaugurado GR 262 que recorre casi 100 km siguiendo el recorrido del río Martín y llega hasta Albalate del Arzobispo, el GR 8 (Matarraña y Maestrazgo), GR 10 (cruza de Valencia a Lisboa), GR 24 (cruza zaragoza, teruel y la comarca del jiloca) y si el resto son la mitad de bonitos que este yo prometo repetir, eso sí, que se me pasen un poco las agujetas primero que vaya semana me espera!

Buena semana,
C

miércoles, 4 de noviembre de 2015

I LOVE CHRISTMAS

Que sí, que ya lo sé, que es una celebración basada en el consumismo... que esas bobadas navideñas son cosa de los anglosajones, todo lo que queráis, pero que a mí no me importa reconocerlo. Soy una hortera navideña y lo sé.

Cada año en cuanto pasa Halloween yo empiezo a soñar con arbolillos de navidad, luces de colores, celofán, patchwork y mucha purpurina, cuanta más mejor, por más que me resista no lo puedo evitar, soy carne de cañón de los anuncios navideños del Corte Inglés y es que yo no se que tiene la navidad que a mi me pone la mar de contenta.

Como se que no soy la única, os dejo unas cuantas sugerencias que todo hortera navideño que se precie debe tener en su lista de posibles compras a lucir estas navidades:

La típica camiseta/jersey de renos:

Que las camisetas de renos triunfan en navidad como la coca cola es un hecho, si los hipsters pusieron de moda las piñas y los frikies las camisetas de super héroes... por qué no podemos nosotros llevar camisetas de renos eh? eh? porqué no? eh?. La pena es que, por algún motivo que no logro alcanzar a entender, las camisetas de chico son mil veces más chulas y molonas que las de chica. Aquí dejo unas cuantas vía Etsy.
  
   

La taza navideña o su versión pro, el calienta tazas:

De la taza navideña poco hay que decir, las hay más bonitas o mas horteras, va en gustos, pero... que me decís del calienta tazas? 

  


Sí, sí, ya lo sé, estúpido invento donde los haya, mantener el calor...no se yo si lo mantendrá mucho, pero cuqui es un rato eh? y amoroso. Yo de estas navidades no pasa, me pienso agenciar uno así tenga a mi madre tricotando todo el mes. Si no teneis una madre habilidosa los podeis encontrar vía Pinterest.


                            

El juego de sábanas

Está claro que hay sábanas y sábanas pero...quien no mira con ojos golosos una funda de Rudolph escupiendo bolas de navidad? yo, si no fuera por el precio ya la tendría. Vía Etsy.

 

Para los más animados existe el mismo estampado en versión cortina de baño.



Buena semana,
C

domingo, 1 de noviembre de 2015

CREMA DE CALABAZA

Como podréis ver seguimos con nuestra costumbre de darnos a las cremas de verduras este invierno, con motivo de Halloween he decidido preparar una estupenda crema de calabaza. 

Hasta la fecha nunca la había preparado ya que era una crema que no me llamaba la atención, por algún motivo siempre se me había antojado que esta crema tendría un sabor dulzón que no me iba a gustar, y todo lo contrario, después de haberla probado, solo puedo decir que se ha convertido en una de mis cremas favoritas, me encanta el sabor que tiene!.

INGREDIENTES
450 gramos de calabaza
1 zanahoria
1 puerro
1 patata mediana
1 cebolla mediana
un vaso de agua
medio brick de nata
2 quesitos
nuez moscada
pimienta de colores
aceite y sal
ELABORACIÓN

Comenzaremos poniendo a fuego medio una olla con una chorrada generosa de aceite, mientras iremos pelando y troceando las verduras. La calabaza será la que más trabajo os de, el truco consiste en trocearla en tiras o tacos, e ir paulatinamente cortando y pelando en trozos más pequeños. Una vez tenemos todo troceado en dados añadiremos a la olla, la patata, el puerro, la zanahoria, la cebolla y la calabaza (de la calabaza reservaremos unos cuantos tacos para rellenar la crema). 

Sofreiremos a fuego medio/bajo las verduras hasta que veamos que cogen color y se van pochando. Una vez veamos que están blanditas y tienen color es el momento de añadir el agua, yo en principio he puesto un vaso pero lo ideal es que la cantidad de agua que echemos cubra toda la mezcla de verduras. Dejaremos cocer a fuego medio hasta que veamos que la calabaza está completamente cocida.

Es el momento de pasar la mezcla de verduras por la batidora para que nos quede una mezcla fina, mientras trituramos iremos añadiendo progresivamente la nata. Veremos que nos ha quedado una mezcla fina pero bastante espesa.

Volveremos a poner la crema a fuego bajo, y dejaremos que cueza un poco más (unos 20 o 30 min aprox), pero a fuego muy lento y sin dejar de remover, aprovecharemos para salpimentar al gusto, echar los dos quesitos y añadir unos pelines de nuez moscada. Cuando veamos que se nos forma una especie de telilla en la crema de calabaza será el momento de retirarla definitivamente del fuego.

Mientras se nos termina de hacer la crema, pondremos una chorrada de aceite en una sartén pequeña y sofreiremos los trozos de calabaza que habíamos reservado, añadiremos unas muescas de pimienta y de nuez moscada y una vez veamos que se han ablandado un poco los retiraremos y colocaremos ya en los boles donde vayamos a servir la crema.


Para servirla nosotros hemos vuelto a acompañarla de jamón y orégano fresco.

Buena semana,
C