jueves, 29 de octubre de 2015

QUICHE DE CHORIZO, ESPINACAS Y QUESO ROQUEFORT

Quiche, del francés, es un término que se utiliza para denominar a un tipo de tarta salada de la cocina francesa, la "quiche lorraine".

Su receta original proviene de la región francesa de lorena y consiste en rellenar con ingredientes varios una tartaleta de masa brisa, sellando la mezcla con una capa de huevos, queso y leche principalmente. Con el tiempo, la receta original ha ido evolucionando y hoy en día se admite casi cualquier relleno por lo que la diversidad de recetas es abundante en internet.

A mi personalmente es de las pocas recetas que nunca me habían llamado la atención y eso que es super fácil de hacer y muy agradecida de comer. Hasta ahora las había probado solo de verduras y sin estar malas, no conseguía sacarles el gusto. 

Alguna vez se os ha ocurrido mezclar varios ingredientes que aparentemente no pegan nada entre sí en una receta? Pues así surgió la idea. Teníamos en la nevera espinacas, chorizo y masa brisa, decidimos arriesgarnos un poco y el resultado fue de diez, sin duda repetiremos, el chorizo le aporta un sabor extra que resulta muy agradable.
INGREDIENTES

un redondo de masa brisa o masa quebrada fresca
200 gramos de espinacas cocidas
120 gramos de chorizo (yo lo he utilizado picante)
170 mililitros de leche
3 huevos
75 gramos de queso para fundir
100 gramos de queso roquefort
50 gramos de queso parmesano rallado
media cucharadita de nuez moscada
ELABORACIÓN

Ponemos a pre calentar el horno a 200/250 y mientras procedemos a colocar la masa brisa en el molde que utilizaremos para el horno (yo he utilizado uno de silicona que para mi gusto va bastante mejor a la hora de desmoldar  y además evita tener que engrasar el molde con mantequilla). 

Estiraremos bien la masa por todo el molde y pincharemos con ayuda del tenedor la masa para que al meterla al horno no nos explote. Con tenerla unos 10 minutos para que coja algo de color y dureza será más que suficiente, la sacaremos y dejaremos enfriar mientras preparamos la mezcla.

En un bol pondremos las espinacas escurridas, la leche, el huevo y el chorizo picado en trocitos pequeños (que habremos frito previamente) dejaremos que empape todo bien y con ayuda de un tenedor iremos echando la mezcla en el molde (si nos ha quedado algo de caldo lo verteremos por encima también).

Una vez hayamos echado toda la mezcla en el molde, con ayuda de una espátula iremos presionado para que la superficie quede uniforme y lisa. Ya solo nos resta echar la mezcla de quesos en este orden, primero el queso para gratinar, después el queso roquefort (en trocitos) y por último el queso parmesano.

Volveremos a meter el molde en el horno y dejaremos hacer unos 30 minutos a unos 170/180 grados, es importante ir vigilando la quiché de vez en cuando, en cuanto veamos que esta cuajada será el momento de sacarla.

Buen fin de semana,
C

lunes, 26 de octubre de 2015

PANCAKES- AKA TORTITAS AMERICANAS

Llevaba ya tiempo con ganas de subir esta recetilla y es que desde hace unas semanas hemos instaurado una nueva tradición en casa, los sábados por la mañana son "sábados de tortitas". El motivo no es otro que el de darnos un caprichin, comemos muy sano entre semana y el fin de semana es el momento perfecto para descansar, comer un poquito más gordo de lo normal y disfrutar, ea, que para eso nos lo ganamos el resto de la semana.

La receta viene directamente de EEUU, hace muchos años estuve estudiando un verano allí y entre otras maravillas me traje la receta que hacían en mi casa y que para mi es la mejor que he probado hasta ahora. Por internet circulan mil y una variantes pero para mi gusto la más correcta y completa esta, no se si por las proporciones, por el tiempo de reposo o porque como me encantan les he pillado el punto, pero el caso es que he probado otras recetas y no me quedan tan buenas.

INGREDIENTES
200 ml de leche
200 ml de harina
3 huevos
1 sobre de levadura
1 cucharadita de azúcar
media cucharadita de sal
ELABORACIÓN

Con estas cantidades salen unas 5 o 6 tortitas bien grandes. Comenzamos batiendo en un bol los tres huevos con unas varillas para repostería, añadimos la leche, la cucharadita de azúcar, la media de sal y el sobre de levadura, batimos un poco más para que se integren todos los ingredientes.

Una vez veamos que tenemos una mezcla perfecta de los ingredientes anteriores, será el momento de añadir la harina, tamizándola, de manera que podamos incorporarla a nuestra mezcla progresivamente y sin grumos, seguiremos batiendo mientras la incorporamos de manera que la mezcla vaya espesando pero se mantenga fina y sin grumos.

Una vez tengamos nuestra mezcla preparada, taparemos el bol con papel film y dejaremos reposar entre 45 minutos y una hora en la nevera.
La receta en sí no tiene ninguna complicación pero si deben tenerse en cuenta algunos tips:

  • Untaremos con un poco de aceite usando un papel de cocina la sartén que vayamos a utilizar .
  • La pondremos a calentar a fuego alto, una vez que hayamos hecho la primera tortita bajaremos el fuego a fuego medio.
  • La primera tortita siempre sale mal, es para tirarla, así que no os preocupéis.
  • Echaremos la mezcla con ayuda de un cazo, de forma que se cubra todo el fondo de la sartén.
  • Deberemos esperar a que empiecen a formar burbujas en la superficie, con cuidado y con ayuda de un tenedor levantaremos ligeramente la tortita y comprobaremos que esta dorada, si es así es el momento de darle la vuelta.
  • Una vez la tengamos del otro lado, la dejaremos el tiempo justo para que selle la masa, la sacaremos rápidamente con ayuda de una espátula y seguiremos con el resto de la mezcla.
  • No es necesario untar con aceite la sartén más veces, con la primera vez es más que suficiente para hacer toda la mezcla que hemos preparado.

Buena semana,
C

domingo, 25 de octubre de 2015

SOPA DE TOMATE

Desde que he vuelto a los fogones ando más contenta que contenta, me paso los días pensando en platos nuevos con los que  engordar a mi familia y a Peter.

El retomar la aventura de un blog de cocina yo creo que me ha venido muy pero que muy bien, estoy recuperando la alegría por la cocina que tenía ya olvidada y la destreza a la hora de desenvolverme en los fogones y es que parece que no ha pasado tanto tiempo pero hacía ya casi tres años que había abandonado la blogosfera y la cocina, y empezaba a echarla de menos.

La receta que os propongo hoy esta copieteada vilmente del blog de "CENA CON DUENDE", lo he descubierto recientemente a través de instagram y a mi que me encantan las verduras me tiene  loca. 

A la receta original le he hecho algunas pequeñas variaciones para adaptarla a mi gusto y sin duda es una receta que nos acompañará este invierno en casa. Chúpate esa Andy Warhol que esto si que es una sopa de tomate de las buenas!! 
INGREDIENTES

1 kilo de tomates (pelados)
2 cebollas medianas
1 cabeza de ajos
2 pimientos verdes
2 cucharadas medianas de harina
medio bote de nata para cocinar
2 hojas de laurel
hierbas provenzales
pimientas de colores
orégano
sal, azúcar y aceite
picatostes de pan
ELABORACIÓN

Comenzamos echando una chorrada generosa de aceite en una olla mediana, la pondremos a fuego medio y cuando el aceite esté caliente añadiremos la cebolla y el pimiento troceados, y los ajos pelados enteros (ya que después los retiraremos y así nos será más fácil encontrarlos).

En cuanto veamos que la cebolla empieza a coger color y se va pochando será el momento de añadir el tomate troceado, las hierbas provenzales, el laurel y el orégano, iremos removiendo la mezcla paulatinamente hasta que veamos que prácticamente se ha disuelto el tomate, añadiremos un par de cucharadas medianas de harina y seguiremos removiendo unos cinco minutos más hasta que veamos que tenemos una mezcla homogénea.

Retiramos los ajos y  pasamos la mezcla por la batidora para que quede todo perfectamente triturado, después colamos el caldo con un chino para que nos quede una crema fina y añadimos el medio bote de nata para cocinar, este ultimo paso será al gusto según se quiera aportar más o menos cremosidad a la sopa o unas calorías extras. Finalmente volveremos a poner al fuego la sopa y dejaremos cocer unos 20 minutos a fuego medio/bajo sin dejar de remover.

Hay quien prefiere ir salpimentando a medida que se hace la comida, yo por contra prefiero hacerlo casi al final para que los sabores de los ingredientes no me engañen el paladar. Salpimentaremos la sopa al gusto y si es necesario añadiremos una cucharadita de azúcar para compensar la acidez del tomate. Añadiremos unos pelines más de orégano y hierbas provenzales (al gusto) y ya tenemos nuestra sopa lista.
Nosotros, por cambiar un poco de tanto jamón hemos decorado nuestra sopa con una buena chorrada de aceite de oliva, unos picatostes y unas hojas de orégano fresco de nuestro mini huerto urbano, el resultado ha sido de diez! Sin duda repetiremos.

Buena semana,
C

martes, 20 de octubre de 2015

COSAS QUE ME ALEGRAN

Cuando estudiaba la carrera había siempre un par de fechas que eran momento clave en mi vida, el paso de los Pilares (si no habías empezado a pasar a limpio los apuntes ya te podías despedir) y las vacaciones de semana santa (punto de no retorno de los exámenes de junio). 

A día de hoy mantengo alguna pero por otros motivos (es lo que tiene hacerse mayor), ahora, por ejemplo, en cuanto pasan los Pilares yo empiezo a pensar como una posesa en gorros de Papa Noel, árboles de navidad, lana, pompones y luces de colores, sí, con los años he descubierto que tengo un punto hortera que me encanta.

Avisado está Peter de que estas navidades tendrá que ir despegándome de los escaparates cual niña pequeña con la naricilla pegada al cristal. Y no, no lo puedo evitar, las luces de navidad me atraen como la polilla a la luz.

Pero no solo las navidades me ponen contenta, recientemente he descubierto:

  • (Concretamente ayer) que dedicarse una tarde de belleza (mascarillas, pedicuras y cuidados varios) en pareja tiene su encanto, que cosas que no creías posibles hace un tiempo ocurren sin que lo esperes y que eso pasa porque las compartes con la persona adecuada.
  • Que me encanta sacar fotos, puedo almacenar millones de fotos en mi móvil. Por algún motivo que no alcanzo a comprender tengo una insana manía de intentar capturar todos los momentos de mi vida en fotos, de mantener esos recuerdos y de compartirlos. Después me gusta verlas una y otra vez y recordar el momento exacto en el que fueron tomadas.
  • Que no concibo un plan mejor ahora mismo que quedarme una tarde de domingo leyendo en el sofá, arropada con una manta, mientras miro a Peter ver la televisión y hago como que no veo que me mira por el rabillo del ojo de cuando en cuando.
  • Que soy super fan de Big Bang Theory (y yo sin descubrirla hasta hace poco) y del Doctor Who (David Tennant siempre seras el mejor doctor digan lo que digan) y que no hay edad para seguir viendo los Simpson, da igual los años que pasen, me sigo riendo como el primer día.
  • Que nunca tengo suficientes sombreros, por increíble que parezca siempre creo que tengo pocos. Fedoras, boinas, gorros, turbantes, bandas, pueblan mi armario y aún así siempre quiero más. No me canso!
  • Que las sobremesas el día que como con mis padres son las más mejores del mundo mundial, me encanta quedarme de charrada un ratico con ellos aunque sea para oír las mismas historias de siempre.
  • Y que tengo unas ganas locas de que llegue la temporada de lluvias para que Peter me enseñe a coger setas (quien lo iba a decir).

Y a vosotr@s, qué os alegra?

Buena semana,
C

domingo, 18 de octubre de 2015

CREMA DE ESPARRAGOS BLANCOS CON CRUJIENTE DE JAMÓN Y ORÉGANO FRESCO

Y seguimos con el frío!!! A punto he estado de que Peter me confundiese con una homeless estos días!! El frío y la lluvia se han instalado en Zaragoza y vienen para quedarse, señores y señoras, abríguense que en nada vemos osos polares paseando por la plaza del Pilar.

Entre que Peter andaba pocho y que yo estaba congelada perdida, al final hemos preferido quedarnos en casa gran parte del fin de semana acurrucados con una manta, unos pozales de te y un maratón de buenas películas, para otro año queda otra vez pendiente la asistencia a la Feria de Otoño de Biescas, visita obligada para los amantes del queso y las setas (o eso dicen, servidora se va tener que fiar de esas palabras otro año más, snif,snif).

Y con esas hemos seguido también con nuestro maratón de cremas. En casa nos encanta la verdura así que estamos disfrutando de lo lindo con estas cremitas para cenar. Son super sanotas, totalmente naturales y muy ligeras, geniales para mantener la línea.

La de hoy la hemos preparado de espárragos blancos y , a pesar de que no es una de las cremas que a mi más me guste, tengo que reconocer que es tan suave y tan apetitosa que cuando te quieres dar cuenta te has comido todo el plato.
INGREDIENTES
1 patata
1 puerro
20 espárragos cocidos gordos
el caldo de los espárragos 
1 cazo de caldo de verduras
4 filetes de jamón
aceite de oliva
medio bote pequeño de nata para cocinar
pimienta de colores
orégano fresco
ELABORACIÓN

Comenzamos poniendo al fuego una olla con dos o tres cucharadas de aceite de oliva y mientras se calienta, troceamos las patatas, el puerro y los espárragos. Una vez los tenemos troceados los echamos a la olla y los sofreímos durante varios minutos hasta que veamos que empiezan a pocharse. Una vez tengamos los ingredientes pochados añadiremos el caldo de verduras caliente y el caldo que nos haya sobrado de los espárragos y dejaremos cocer a fuego medio hasta que veamos que la patata y el puerro están bien cocidos, por lo que iremos probando y removiendo de poco en poco para asegurarnos de que están en su punto.

Cuando la mezcla esté cocida la retiraremos del fuego, la pasaremos por la batidora y la pondremos nuevamente al fuego (medio), progresivamente añadiremos el medio bote de nata y dejaremos que espese un poco (que haga burbujitas un par de veces por lo menos).


Sólo nos queda salpimentar al gusto la crema, decorar con el jamón crujiente (tal y como hemos explicado en otras ocasiones), con una buena chorrada de aceite, el orégano fresco y a comer!!!

Buena semana,
C

viernes, 16 de octubre de 2015

CREMA DE CHAMPIÑONES Y SHITAKES CON CRUJIENTE DE JAMÓN Y ORÉGANO FRESCO

Con la llegada del frío apetece cada vez más meterse algo calentito en el cuerpo por las noches. Nosotros que ya andamos preparadísimos en casa para afrontar la llegada del invierno nos hemos hecho con un arsenal de verduras frescas para hacernos cremas y purés por las noches para cenar.

La otra noche aprovechando que teníamos unos cuantos champiñones y shitakes en casa muertos de risa en la nevera decidimos prepararnos una estupenda crema de champiñones, calentita, sabrosa y muy ligera ya que los hongos en general apenas tienen calorías.

A mi me gusta hacer esta crema mezclando los champiñones con shitakes ya que la crema queda mucho más sabrosa. Para mi gusto los shitakes son de los hongos más sabrosos y carnosos que existen en el mercado. No son especialmente caros y dan mucho sabor a cualquier plato que los añadas. 

Los shitakes se ven mucho en la cocina últimamente (gracias, mercadona), aunque aún son grandes desconocidos para muchos. Son oriundos de países asiáticos como China, Corea o Japón, aunque hoy en día se cultivan en cualquier parte, y se les atribuye un fuerte poder antioxidante lo que va muy bien para fortalecer nuestro sistema inmune, vamos, que son geniales para casi todo y para mi gusto para los risottos son lo más.
INGREDIENTES
150 gr de champiñones
100 gr de shitakes
1 cebolla blanca (mediana)
2 dientes de ajo
1 pastilla de caldo de verduras
pimienta de colores
1 pizca de orégano seco
varias hojas de orégano fresco para decorar
4 filetes de jamón

1 bote pequeño de nata para cocinar


ELABORACIÓN

Comenzamos sofriendo en una olla la cebolla y el ajo bien picados con una chorrada generosa de aceite, cuando veamos que empiezan a pocharse añadimos los champiñones y los shitakes, salpimentamos al gusto, añadimos el orégano y dejamos hacer unos diez o quince minutos hasta que veamos que se van pochando también..

Mientras tanto en un cazo a parte pondremos a hacer una pastilla de caldo de verduras, una vez lo tengamos listo lo iremos añadiendo progresivamente a la olla con el sofrito de champiñones, dejaremos hervir unos 10 o 15 minutos y retiraremos del fuego.

Pasaremos la mezcla por la batidora para conseguir una crema sin grumos, volveremos a la mezcla al fuego (medio) y añadiremos progresivamente la mitad del bote de nata para que la crema espese y coja más consistencia. Dejaremos que suba un poco (que haga burbujitas un par de veces), salamos al gusto y ya la tenemos lista para servir. Para preparar el crujiente de jamón solo tienes que meterlo en el microondas y dejar hacer unos minutos, después solo resta colocarlo encima de la crema con el orégano fresco y servir.
Como a Peter le encanta el jamón nosotros casi todas las cremas las acompañamos con él y con orégano fresco del huerto, pero con unos picatostes de pan tostado puede valer perfectamente y está tremenda también.

Buen fin de semana,
C

martes, 13 de octubre de 2015

PAL PILAR SALE LO MEJOR....

Hay que ver lo que alegra el alma tener unos días de fiesta entre tanta vuelta a las rutinas y al trabajo, y más aún si además es la fiesta patria de la tierra de una.

Y es que estamos en PILARES y eso hay que celebrarlo. Uno de los principales acontecimientos que tiene lugar estos días en Zaragoza es la Ofrenda Floral, seguida en los días posteriores de la de frutos y el Rosario de Cristal. Y bueno, también están los conciertos, las charangas y la fiesta, mucha fiesta, que a los de aquí nos dura la friolera de casi 10 días.

Es curioso porque en los medios esta tradición de realizar una ofrenda floral a la virgen la perciben como un acontecimiento religioso, cuando la realidad es que aquí en Aragón se ha convertido claramente en un tema de preservar parte de nuestra tradición y cultura. Y es que en la ofrenda de flores te puedes encontrar desde a la señora católica, apostólica y romana que abre y cierra la iglesia de su barrio todos los días, pasando por gente que no pisa una iglesia ni para las bodas y terminando con gente que no es religiosa pero que ¡ojo! le toquen su virgen del Pilar que mata. Sí, somos un poco raricos estos baturros, para que nos vamos a engañar...

El caso es que, comprensible o no, para la gran mayoría de aragoneses la ofrenda floral es considerada a día de hoy, más que un acto religioso en sí mismo, una muestra de nuestra cultura aragonesa, prueba de ello es que cada año se ve a más gente volviendo a la indumentaria tradicional de verdad, la de nuestros abuelos, y se huye cada vez más de los trajes orquestados en los tiempos de los regionalismos de la sección femenina. 

A pesar de que pueda parecer que la ofrenda floral lleva haciéndose desde tiempos inmemorables la realidad es que su origen data del año 1952 y es una tradición que parece ser que les hemos copiado a nuestros primos los Valencianos. Curioso es que el Rosario de Cristal sea quizás menos publicitado en los medios y levante menos expectaciones fuera de nuestras fronteras cuando éste si que cuenta con una larga tradición a sus espaldas estando datado su origen en 1889, (totalmente recomendable verlo al menos una vez en la vida, seas religioso o no, el entorno en el que se realiza, los pasos, la luz, la pasión que se desprende es algo que merece la pena ver).

Este post iba a consistir en una mera reseña sobre las festividades del Pilar pero no puedo evitar señalar los comentarios, en mi opinión desafortunados, que algún que otro  "iluminado" ha hecho en las redes sociales sobre estas festividades, a pesar de que soy plenamente consciente de que no vale la pena. Y es que, analizando lo leído yo me digo... en tantas cosas se gasta dinero inútilmente en este país, tanto nos roban los políticos..., que yo es que debo estar acostumbrada ya a que me roben o será que estoy contenta de por una vez saber en que se están gastando mi dinero.

Coñas a parte, esta claro que nadie ha pensado en los puestos de trabajo que una celebración así crea, que serán temporales, sí, pero habrá gente que estos días podrá llevar dinero a su casa. Bares, hoteles, comercios y restaurantes en Zaragoza hacen prácticamente en estas fechas su caja para aguantar el resto del año, supongo que en Madrid con el desfile y los actos institucionales igual no hacen la caja del año pero no creo que estén tampoco para rechazar, y la lista sigue, camareros, extras, floristerías, modistas, taxistas, tiendas varias etc.

A mi me parecen injustas tantas cosas en esta vida, que podría empezar y no parar, por ejemplo que un currante se levante a trabajar a las seis de la mañana para ganar cuatro duros y dar de comer a su familia mientras que un futbolista, un político o un actor ganen millones por golpear un balón, dormirse en un pleno o poner caras delante de una cámara. Creo que a estas alturas deberíamos saber todos que la hipocresía es un arma de doble filo y como decimos por esta tierra "hay tener la casa de uno muy limpia antes de criticar la del vecino". 

Injusto me parece también haber abierto un ojo hoy con la noticia de que ha habido otro ataque sexista a una chica estas fiestas del Pilar, que la violencia de género prolifere cada día más, que los jóvenes de nuestro país no tengamos futuro, que la tasa de paro aumente o que en Siria estén como están, honestamente, me parecen injustas tantas cosas que están pasando en este mismo momento en España y en el mundo que cuando me hablan de desfiles militares, músicas y supuestos genocidios de hace siglos se me antoja un olor a progre de pega rancio y a interesado que tira para atrás. 

En cualquier caso y parafraseando al gran Arturo Pérez-Reverteque ha contestado en Twitter estupendamente a toda esta historia, un poco de cultura en este país tampoco vendría mal. Añadiría además que en nuestra historia al igual que en la de casi todos los países Europeos están presentes la conquista, las guerras y las ocupaciones, no es algo de lo que vanagloriarse, es cierto, pero tampoco es algo que esconder pues es nuestra historia y la historia hay que recordarla para no repetir los mismos errores, o eso dicen. Mención a parte merece el calificativo de conmemoración de un genocidio, para el que quiera entender la connotación de la palabra en sí misma decir que su definición está muy clara en toda la legislación que existe al respecto, española o internacional. 

Y poco más que decir, que nosotros como buenos aragoneses 
hemos ido a la ofrenda floral, nos hemos reído, nos hemos hecho fotos con nuestro Pilar de fondo, hemos almorzado a mitad de mañana unos huevos fritos con panceta como manda la tradición en estos casos y lo hemos disfrutado, puede que pertenezcamos a ese pequeño grupo que no pisa una iglesia nunca pero que piensa que esta es nuestra tierra, nuestra cultura y nuestra tradición y hay que mantenerla.

Para quién esté interesado en saber más acerca de la cultura aragonesa, tradiciones, indumentaria etc, os dejo el enlace a la página de la Asociación Universitaria de Folclore Aragonés "SOMERONDON" que lleva ya unos recopilando y rescatando del olvido tradiciones aragonesas.

Buena semana,
C

viernes, 9 de octubre de 2015

Y CON EL TIEMPO APRENDES....

Es curioso como el paso del tiempo nos cambia por dentro y por fuera, y es que los años nos van dando esa experiencia y ese aplomo que tanto necesitamos en nuestra juventud...o lo que en cristiano se traduce por "paso de aguantar más mierdas". Quien me conociera hace unos años seguramente si me viera hoy pensaría ¡esta se ha vuelto loca! y es que hace ya tiempo que hice mio aquello de "hoy voy a ser feliz y a quien no le guste que se joda", así, literalmente.

Siempre he tenido mucho genio, pero aún así casi siempre he sido políticamente correcta, demasiado, diría yo, nunca un mal gesto en general, solo discutía si no me quedaba otra y tenía que estar muy cabreada, incluso aún estando realmente ofendida me llegaba a plantear a veces por qué decir nada si ello generaría mal rollo. Hoy veo que el miedo y las ataduras sociales condicionaron gran parte de mi forma de ser, cuando pienso en todas las tonterías y mierdas que he aguantado a gente que no lo merecía pienso, tía, tu eras gilipollas, pero gilipollas de verdad.

Ojalá hubiera sido menos comedida y un poco más descarada, seguramente habría aguantado a menos gente tóxica en mi vida y habría sido mil veces más feliz, pero claro, esto lo aprendes con los años.

Supongo que a todos nos llega un momento en la vida en el que nuestro cerebro nos hace click y cambiamos el chip, decidimos pensar más en nosotros mismos y menos en el resto y así es como descubrimos que ser felices es más fácil de lo que pensábamos. Y la verdad es que en cuanto empiezas ya no puedes parar, te haces adicta a ser feliz, a sentirte libre y aprendes a rechazar en tu vida cualquier situación que no te haga sentir bien.

Nos pasamos la vida pidiendo perdón por ser como somos, condicionamos nuestro tiempo y nuestra forma de ser a las costumbres de quienes nos rodean, buscamos ser socialmente aceptados a cualquier precio y nos olvidamos de que ya somos perfectos tal y como somos, que no necesitamos encajar en ningún sitio ni en ningún arquetipo social para sentirnos bien. Somos únicos por el mero hecho de ser personas individuales, qué mayor prueba de perfección puede existir que esa? No existe nadie como yo, eso debería bastarme para darme cuenta de que soy especial, sin que nadie tenga que decir nada sobre ello.

A día de hoy tengo la lección aprendida y paso de cosas que años atrás me habrían parecido auténticas barbaridades, como por ejemplo:

DE CALLARME: Sí, de callarme. Cuantas veces me habré tenido que morder la lengua por no discutir con alguien? porque uno de los dos tiene que tener más talento, me decía a mi misma, porque no vale la pena, porque por una tontería se va liar la de dios...bla,bla, bla, la lista es interminable, pero la realidad es que la otra persona se quedaba tan pancha y tú con un nudo en el estómago. Se acabó, no soy la madre de nadie y no tengo que sentirme mal yo para que tú te sientas bien. Digo lo que pienso y no me arrepiento ni me siento culpable por ello.

DE SER PERFECTA: Los tiempos en los que no se podía bajar a la calle a comprar el pan con un moño mal hecho y zapatillas pasaron a la historia. Tengo familia, amigos, trabajo, aficiones y vida en general, no siempre puedo ir hecha una princesa, si no te gusta lo que ves no mires, a mi me da exactamente igual. No necesito destacar a cada momento para ser feliz, de hecho, el momento más feliz de mi semana consiste en pasar el domingo en el sofá con mi novio, la manta y un moño mal hecho .

DE ENCAJAR: Puedo ser la tía más maja del mundo mundial y aun así siempre habrá alguien que me odiará y esto es una verdad como un puño de grande. Da igual lo mucho que me esfuerce, lo simpática, lista, agradable y estupenda que sea, la realidad es que siempre habrá alguien a quien no le guste. No tengo por qué esforzarme tanto, yo seguiré mi camino siendo como soy y punto. El día tiene muy pocas horas como para perderlas intentando impresionar a gente a quien no le intereso.

DE HACER COSAS POR COMPROMISO: A veces la gente o no entiende o no quiere entender que la vida nos cambia a todos, ni podemos vivir estancados en los años de instituto o de facultad ni ser tan inocentes de pensar que aunque haga mil años que no me llamas voy a salir corriendo a tomar ese café que ahora tan apresuradamente quieres tomar. Ya no me siento obligada a responder a la gente tal y como esperan de mi, huyo de las amistades falsas que llaman solo cuando quieren algo, de la gente que me exprime, de quienes me venden consejos que para ellos no tienen y en general de cualquiera que no tenga un mínimo de interés en mi existencia. Hace tiempo que decidí que la gente que no aporta nada en mi vida sobra, lo entiendan o no.

Y sabéis qué? que desde que lo pongo en práctica soy bastante más feliz.

Felices Pilares, 
C