lunes, 31 de agosto de 2015

ESPINACAS AL ROQUEFORT CON CRUJIENTE DE BACON Y PIÑONES

No se si soy yo que me afecta el fin del verano o es este clima tan raruno que tenemos últimamente en mañolandia pero llevo unos días de lo más apática. Mi único gran esfuerzo este fin de semana ha consistido en salir a correr un rato e irme a tomar cervezas al Birragoza donde puedo prometer y prometo que catamos unas cuantas cervezas artesanas.

Con la llegada de septiembre hemos decidido volver a la vida sanota y en general a la healthy life (tanto chuleton no puede ser sano), por lo que en breve ire subiendo recetillas de batidos, ensaladas ect.

Este fin de semana, como hay que empezar con buen pie los nuevos propósitos nos hemos animado a prepararnos unas estupendas estupendas espinacas con roquefort.

INGREDIENTES

600 gr de espinacas frescas
5 dientes de Ajo
un puñado de piñones
queso Azul (un trozo mediano)
1 brick de Nata (de los pequeños)
1 paquete de Bacon
aceite, sal
pimienta Negra
harina
ELABORACIÓN

Comenzamos preparando las espinacas, con 600 gr sale una ración hermosa para dos personas, al principio con lo que abultan parece que es una barbaridad, pero en cuanto las cocemos se quedan prácticamente en nada.

Lavamos y troceamos las espinacas y las ponemos a cocer en una olla con abundante agua y una cucharada de sal, si no nos caben todas de golpe, esperaremos a que cuezan un poco e iremos añadiendo poco a poco las que nos falten. Con que cuezan unos 15 /20 minutos a fuego medio es más que suficiente, cuando estén listas las retiraremos del fuego y pondremos a escurrir al menos 20 minutos, las espinacas recogen mucha agua y para esta receta necesitamos que estén lo más escurridas posible.

Mientras tanto prepararemos la salsa roquefort, en un cazo pequeño añadiremos medio brick de nata (de los pequeños) y un trozo de queso azul (echaremos más o menos queso según nos guste) pondremos a fuego medio y removeremos hasta que el queso se funda por completo. Cuando ya esté retiraremos y dejaremos reposar.

Procederemos ahora a preparar el bacon, en una sartén pequeña, sin aceite, colocaremos el bacon y haremos a fuego medio cuando veamos que está crujiente sacaremos y dejaremos encima de papel de cocina para que empape bien.

Como ya tendremos bien escurridas las acelgas, procederemos a sofreír los ajos a fuego medio con un chorrada de aceite, antes de que se doren añadiremos los piñones y freiremos durante un par de minutos, por último añadiremos las espinacas, si vemos que nos van a salir un poco caldosas añadiremos unos pelines de harina para que empapen bien, probaremos y rectificaremos de sal si es necesario, echamos unas muescas de pimienta y ya las tenemos listas.

Para terminar las colocaremos en el plato, echaremos con ayuda de una cuchara la salsa roquefort y por último colocaremos encima el bacon crujiente. Es un plato bastante sencillo y rápido de preparar. A mi se me ocurre que con un crujiente de jamón tienen que estar buenísimas también, pero eso ya será para otra ocasión, por ahora nos hemos conformado con el bacon y el resultado ha sido realmente bueno.



Buena semana,

C

viernes, 28 de agosto de 2015

AMORES PERROS Y OTROS DESVARIOS MUJERILES

Hace unos días, en una de estas sesiones cerveceras que tenemos instauradas en mi grupo de amigas donde hablamos de trapos, bebes, bodas y nos proponemos llegar a presidentas del universo... nos dio por recordar las peores excusas con que nos había dejado un tio en algún momento de nuestra vida (sí, a los treinta las bodas de tus amigas, los hombres, las desgracias y los bebés son conversaciones muy recurrentes). Escuchando me dio por pensar que quizás los hombres de nuestra generación han involucionado un mogollón poquito.

Porque claro, una se echa novio y se le olvidan estas cosas. A los cuatro días ya llevas tu capa mágica de inocencia y entonas aquello de... ¿pero qué me estás contando? ¿eso te han hecho? IMPOSIBLE!!!. Y es que la vida en pareja parece que nos hace olvidar que tiempos pasados no siempre fueron mejores. Yo salí con una idea clara, hay tíos por ahí que son auténticos terroristas sentimentales y punto. Llegan a tu vida, te la ponen patas arriba, te la lian parda y se piran, así, sin más.

Y es que a los 20 te dejaban y te lo decían claramente y tú, que estabas in love total, te comías el orgullo, le mirabas con cara de pavitonta y sí, te pegabas dos o tres días de lloros y juramentos entonando aquello de "volverá arrastrándose cual babosa", pero luego llegaba el fin de semana, salias con tus amigas y aunque el muy cretino volviera arrastrándose, tú ni le mirabas, al fin y al cabo tenías 20 años, toda la vida por delante y sabías que estabas estupenda, que hostias.

Luego pasan los años y cretinos como la babosa anterior te van generando ciertas inseguridades, esas que nunca tuviste y que conforme se acerca la treintena planean sobre tu cabeza en las sombras, y es que a veces se nos olvida que no nos falla absolutamente nada, que somos estupendas tal como somos y tiene que venir una amiga a decirte, eh, preciosa, levanta la cabeza que tu vales mucho! 

Quizás es que yo he tenido mucha suerte pero no tengo grandes anécdotas para contar, eso sí, me he permitido hacer un listado de las frases más recurrentes (muchas de ellas todo un clásico ya) con la merecida respuesta que hoy les habríamos dado. 

  • No eres tú, soy yo. -  Sí, el problema no soy yo, ya lo sé, el problema eres tú que te quieres follar a otra.
  • Te mereces alguien mejor que yo. - Eso lo tengo muy claro, y tu pillar unas buenas clamidias.
  • Te veo solo como una amiga. - No, cariño, tú es que te quieres follar a otra.
  • No estoy preparado para llevar una relación seria ahora mismo. - Ni ahora ni nunca, eres un egoísta y ...sí, también te quieres follar a otra.
  • Te dejo porque necesito un cambio en mi vida.- Te estas follando a otra, claramente.
  • Se lo que pierdo, y me arrepentiré siempre pero necesito encontrarme a mi mismo y tomar las riendas de mi vida. -Toma frase lapidaria. El cerebro es lo que necesitas encontrarte tú, pedazo de gilipollas. Y sí, también te quieres follar a otra.
  • Estoy confuso, no se lo que siento. - Tu lo que estas es buscando otra que follarte y no te decides.

Básicamente, podríamos resumir todo en que...sí, el problema suele ser que se quieren follar a otra. Que no existen grandes impedimentos ni barreras tan insalvables en una relación hoy en día, salvo que se llamen "otra" y tengan las piernas más largas o las tetas más grandes que tú, claro está.

Todo esto teniendo en cuenta que te dejen cara a cara, claro, porque el whatsapp se está convirtiendo en el modo más rápido y efectivo para dejar a alguien, bien porque te dejan de escribir y desaparecen de la faz de la tierra como si jamás hubiesen existido, hasta el punto que empiezas a pensar que te lo has inventado todo tú, bien porque un buen día amaneces con una frase lapidaria del tipo, te dejo, no eres tú, soy yo...¿pero se puede ser más cutre que dejando a alguien con dos tristes mensajes de texto? Sí, se puede, no esperando réplica y bloqueando a la susodicha. Repito, eso es terrorismo sentimental, claramente.

¿Donde quedó el cara a cara? ¿la sinceridad? en nuestra generación parece que escasea, debimos hacer nuestro aquel eslogan ochentero que decía aquello de "busque, compare y si encuentra algo mejor, cómprelo"

Ojiplática me quedé escuchando, las habré oido todas mil veces, pero a mi se me habían olvidado por completo...de hecho he llegado a la conclusión de que debe rular un listado por Internet con frases sobre "cómo dejar a tu novia/rollete de la manera más cutre posible" con anexo de ejemplos prácticos, porque parece que hubieran quedado todos juntos a tomar unas cañas y ponerse de acuerdo en el "modus operandi".

Resumiendo:
  1. A las mujeres nos encanta despellejar.
  2. Tenemos demasiada paciencia con tios que no la merecen.
  3. Nos fijamos siempre en el capullo de turno.
  4. Hay mucho gilipollas suelto: ergo el mercado está fatal.
  5. Vale más gastarse el sueldo en cañas con las amigas que aguantar a un descerebrao.
  6. Si te encuentras con un terrorista sentimental - Corre, por dios, corre! 
  7. Conclusión unánime: quien te quiere no te deja, no importa las excusas que te ponga.
Buen fin de semana,

C

lunes, 24 de agosto de 2015

RISOTTO DE PERA Y GORGONZOLA

Si algo nos gusta en esta casa es comer, no podemos negarlo, somos adictos a la buena mesa y la buena vida, así que de vez en cuando nos damos el pequeño lujo de cocinarnos algo un poco más especial.

Este fin de semana, ya que Peter estaba encerrado en sus cuatro paredes preparando los exámenes de septiembre, aproveché para meterme en la cocina y hacer uno de los platos que a mí más me gustan, un "Risotto", la idea era darle una sorpresa a él y ya de paso yo me daba un caprichillo. 


El risotto es uno de los platos más populares del norte de Italia, concretamente en la zona de Milán y Lombardía. Los italianos lo definen como "minestra asciuta" o sopa seca ya que debe tener una textura cremosa pero no caldosa para poder ser consumido con tenedor, de ahí que tenga que tener cierta consistencia.

Se puede preparar de casi cualquier manera ya que admite muchas variantes, quizás su versión más conocida sea el "risotto alla milanesa", pero los hay de mil composiciones...de setas, de verduras, con carne, con pescado... y es que están riquísimos, sacian y son fáciles de hacer por lo que además siempre quedas bien si vienen visitas a casa.

En este caso lo he preparado de queso gorgonzola y pera, el contraste de sabores es simplemente fantástico.
INGREDIENTES

160 gr de Arroz Hérboreo (o Bomba)
25 gr de mantequilla saladada (3 más para terminar el risotto)
2 cucharadas de aceite de oliva
1/2 vaso de vino blanco (seco)
600 ml de caldo de verduras
90 gr de gorgonzola 
una cebolla pequeña
30 gr de parmesano rallado
sal y pimienta negra
dos peras (no de las de agua)
perejil picado (seco) para decorar

ELABORACIÓN

Comenzamos, troceando la pera y el queso Gorgonzola, picamos también la cebolla, reservamos y procedemos a preparar el caldo de verduras, otras veces aprovecho el que me ha sobrado de la cocción de verdura pero esta vez no tenía... así que he tirado de una pastillita del de Gallina Blanca que guardo para los imprevistos. Una vez tenemos el caldo listo, lo mantenemos caliente para que al ir añadiéndolo al arroz no nos baje la ebullición. 

Ponemos a fuego medio una olla, con la mantequilla, dejamos que se derrita y añadimos la cebolla picada, unas muescas de pimienta negra y dejamos hacer un par de minutos, cuando veamos que la cebolla se empieza a poner transparente, añadimos el arroz y dejamos hacer otro par de minutos para que se aromatice un poco con los sabores de la cebolla, la mantequilla y la pimienta,  añadimos el vino y dejamos un rato a fuego medio hasta que veamos que el alcohol se ha evaporado, subimos un poco el fuego y progresivamente añadimos pequeños cazos de caldo.

[Siempre añadiremos el caldo de poco en poco, para que el arroz lo absorba y no se ahogue]

Cuando veamos que el arroz ya casi está, añadimos la pera y el queso Gorgonzola, dejamos hacer y fundir el queso a fuego medio, añadimos un dado más de mantequilla y vamos probando y rectificando de sal. Finalmente, retiramos y  dejamos reposar unos 5 minutos para que tenga buena consistencia.

Una vez lo tenemos, lo colocamos en el molde y añadimos por encima un poco de queso Parmesano rallado, un poco de perejil y  por último unas muescas de pimienta y voila! Listo para comer!!!

Yo he decorado con perejil seco y unos filetes de pera caramelizada (basta ponerla al fuego en un cazo con un poco de azúcar), pero admite cualquier variante.

Buena Semana,
C

viernes, 21 de agosto de 2015

COMER, VIAJAR Y OTROS PLACERES VERANIEGOS: ISLAS COLUMBRETES


Porque no solo de trabajar vive el hombre, esta semana de paron bloguero la hemos dedicado a vaguear, comer como niños somalíes, cervecear, tomar el sol y hacer algo de turismo. A Peter y a mi nos encanta huir del calor Zaragozano siempre que podemos así que, como no podía ser de otro modo, nos hemos escapado a la playa unos días donde hemos aprovechado para tomar el sol y ya de paso hacer algo de postureo turisteo.

Llevábamos ya bastante tiempo con muchas ganas de hacer una visita a las Islas Columbretes pero no nos acabábamos de decidir, las visitas desde Peñíscola sólo se hacen los domingos y teníamos que cuadrar las fechas.

Si obviamos el hecho de que nos pasamos la primera parte del viaje mareados perdidos y que acabamos mendigando unas biodraminas en el barco... sin lugar a dudas es una excursión que recomiendo encarecidamente hacer. 

Desde aquí aprovechamos para saludar a la tripulación del "Super Bonanza Peñíscola" que se portaron genial con nosotros ya que eramos los "malitos" del barco. Salimos del puerto de Peñíscola a primerísima hora de la mañana y pasamos todo el día en alta mar, primero visitando la isla y después nadando en las tranquilas aguas de la bahía, paraíso del snorkel y el buceo por sus increíbles fondos marinos y la cantidad de peces y otros animales marinos que pueden observarse allí.

Para quien no lo sepa las Islas Columbretes son un pequeño archipiélago de islas en mitad del mar, muy cerca de Castellón. Se componen de 4 pequeños grupos de islas, Illa Grossa, La Ferrera, La Foradada y el Carallot, de los cuales solo la Illa Grossa está hoy habitada y se puede visitar. Actualmente este grupo de islas están consideradas como reserva natural por la Comunidad Valenciana por lo que gozan de la más alta protección medio ambiental.
 
Su peculiaridad reside en su origen volcánico (hoy inactivo) del que aun se pueden apreciar vestigios como son la composición de sus rocas, sus suelos o si observamos desde un punto elevado de la Illa Grossa podremos ver como la bahía formada por los islotes deja ver claramente los círculos perfectos de lo que antaño fueron tres cráteres de volcán que hoy se encuentran sumergidos bajo las aguas pero que desde lo alto se dejan ver.
 
Como consecuencia de su aislamiento en mitad del mar, las especies vegetales y animales que se encuentran presentes en la isla no han sufrido influencias externas siendo de gran interés para la comunidad científica que son quienes actualmente habitan la isla. 

Nosotros tuvimos la gran suerte de contar con Xisca, una guía excepcional que nos recibió en el mini puerto que hay en Illa Grossa, hay que decir que tuvimos suerte ya que no siempre se permite visitarla dado que la isla solo permite un aforo limitado de visitantes por día para preservar el entorno (las visitas solo pueden ser guiadas, con autorización para poder desembarcar y en grupos muy reducidos de gente, por lo que hasta que no termina un grupo el siguiente no puede acceder a la isla).
 
Así fue como supimos que antaño este pequeño grupo de islas fue refugio de piratas, era un entorno muy propicio para el contrabando, pero salvo alguna incursión aislada de estos... pocos más vestigios de haber sido habitada hay. El clima es bastante inhóspito en invierno y dado los escollos que las rodean ni tan siquiera era fácil navegar por ellas hasta la construcción del faro.
 
Sus primeros pobladores oficiales fueron las familias de fareros de la isla, quien son la prueba viviente de lo difícil que debía resultar la vida allí (se conserva un pequeño cementerio en la propia isla). Posteriormente en los años 70 se utilizó como campo de tiro por el ejército americano, quienes nos dejaron de recuerdo un misil encallado en una de las islas que actualmente es visible durante las visitas desde el barco.
 
Finalmente a alguien se debió dar cuenta de que aquello era una barbaridad y en los 80s fueron declaradas Parque Natural y posteriormente recalificadas como Reserva Natural en 1990.
 
Y como no todo no iba a ser turistear... también nos hemos puesto morados de posturear y mover el bigote!!



 Feliz fin de semana,

viernes, 7 de agosto de 2015

MUJER BLANCA, SOLTERA, EN LOS TREINTA, BUSCA. RAZÓN: AQUÍ

Los treinta son los nuevos veinte, o eso repite sin cesar alguna que otra amiga que recientemente ha abrazado las alas de la soltería y se cree que todo el monte es orégano.

Pobrecica mía, esta morderá el polvo, piensas mientras la miras con tu cara más sutil de "reina mora, no tienes ni idea de como anda el percal últimamente" y es que a los treinta todo se complica, la vida en general se complica, porque claro, tu a los veinte hiciste tuyo aquello de iba a echar una y me lié, y sí, tanto te liabas que podías encadenar resacas desde año nuevo hasta verano, y también ligabas en los bares y en el cine y en las paradas de metro y en las fiestas de tu pueblo y en el super y si estabas en racha hasta escupiendo el chicle, pero eso, querida mía, es historia.

Nadie como la gran Maitena para plasmarlo
A los 30 para ligar primero tienes que descubrir donde se esconden los hombres de tu edad, que no es cosa fácil, porque la mayoría  están o ennoviados o casados o rebotados o siendo muy optimistas tan forrados que pueden desaparecer de la gran ciudad todos los fines de semana, así que ármate de paciencia que la vas a necesitar.

Besar sapos va ser tu nueva afición, la fauna nocturna a los treinta ha sufrido unas mutaciones que ríete tú de las de los x- men, hay hombres para todos los gustos y estómagos. Si tienes suerte igual al alguno se te convierte en principe.

Antes un novio era un novio, un rollo un rollo y aquí paz y después gloria, ahora ya no, corazón, el concepto “amigo” es tan amplio que vale para casi todo, porque al final un novio también es un amigo ¿no?. Quédate con la frase porque es el nuevo mantra de nuestra generación, a los treinta somos todos simplemente “buenos amigos” sin importar la cantidad de fluidos corporales que puedas compartir ni que conozcas a toda la familia del susodicho.

Y es que ni las historias más aberrantes consiguen que una nueva soltera se achique ante el mundo de posibilidades que se abre ante ella, después de todo, quien es el resto del mundo para decirle lo contrario?

Personalmente suelo tomarme con bastante humor todas las anécdotas que he vivido cuando era soltera, por eso desde aquí doy las gracias a todos los sapos que he besado y a esos “buenos amigos” que me he cruzado porque me han enseñado lo que no quiero en mi vida.

A día de hoy tengo la gran suerte de contar con alguien genial con quien poder despertarme por las mañanas con una sonrisa en la cara, que me acompaña y me hace ser mejor persona. Esta entrada va dedicada a ti, Peter, por las canciones de Héroes, los Minions y las risas hasta el amanecer, porque nunca se acaben.

Buen fin de semana,

C